Los niños también pueden sufrir retención de líquidos sin saberlo

Sedentarismo, problemas de circulación y mala alimentación son las tres principales causas de edema

Marco A. Rodríguez Saldivar

La retención de líquidos, también conocido como edema, es un problema que acongoja a muchas personas en el mundo. Aunque usted no lo sepa, los niños también pueden sufrir retención de líquidos sin saberlo. Justamente este padecimiento pasa desapercibido dado que los pequeños puede que lo tomen como algo sin importancia hasta que causa molestias más graves y comienza a afectar su rutina diaria. ¿A qué se debe? 

Qué es la retención de líquidos en niños

la retención de líquidos en niños

Cuando decimos que una persona está teniendo retención de líquidos, nos referimos a que los niveles de líquido en los tejidos está sobre los parámetros normales. Esto no solo genera que quien lo padezca empiece a subir de peso de manera irregular, si no que causa que las piernas comiencen a hincharse y causar todavía más molestias.

En los niños, los síntomas pueden pasar desapercibidos con más facilidad. Sin embargo, en ellos es usual que incluso, al levantarse, su cara se vea más hinchada. Adicionalmente, los tobillos y los pies sufren de esta hinchazón también, especialmente después de haber estado sentados por mucho tiempo.

Pero, ¿acaso tomar mucha agua no es bueno para el cuerpo? Sí, en efecto. Tomar 2 litros de agua al día ayuda al cuerpo a mantenerse hidratado, activo y en óptimas condiciones. Adicionalmente, estar tomando agua constantemente ayuda a que la piel no tenga imperfecciones y que la temperatura del cuerpo esté regulada. Sin embargo, el problema reside cuando el cuerpo no es capaz de procesar todo el líquido que entra al cuerpo.

[Leer más: Síndrome de las piernas inquietas en niños]

3 causas de la retención de líquidos en niños

causas de la retención del líquidos

- La causa de la retención de líquidos más común es el sedentarismo. Con esto, nos referimos a no hacer ningún tipo de actividad física de manera regular, ni siquiera caminar por su colonia. Esto no solo provoca la retención de líquidos, si no que aumenta considerablemente las probabilidades de desarrollar obesidad infantil, así como desarrollar enfermedades que afecten directamente al corazón en un largo plazo.

- Otra de las causas de la retención de líquidos es consumir mucha sal en los alimentos. Cuando usted acompaña sus alimentos constantemente y sin medida, esto genera que los riñones no puedan procesarla ni eliminarla, lo que genera poco a poco una retención de líquidos importante. En casos más graves, esto incluso puede desencadenar enfermedades renales.

- Los problemas de circulación también pueden llegar a provocar una retención de líquidos importante. Aquí es donde el sedentarismo y la mala alimentación se conjugan. Por lo tanto, asegurarse de que su pequeño no tiene problemas circulatorios es algo sumamente importante. Más allá de esta retención, los problemas cardiovasculares, como también se les conoce, están ligados a altos niveles de colesterol y a la diabetes.

[Leer más: Menú infantil para prevenir la obesidad y otras enfermedades infantiles]

Recomendaciones para niños con retención de líquidos

recomendaciones para la retención de líquidos

Lo primero que se debe de hacer para curar la retención de líquidos es acercarse con su pediatra para que este pueda realizar los estudios correspondientes que lo ayuden a determinar la causa de la misma. Como pudo leer en líneas anteriores, no solo hay una causa y puede que esto solo sea el síntoma de algún otro padecimiento. Sin embargo, es posible determinarlo con distintos estudios de sangre y apoyándose con el historial clínico de su pequeño.

Es importante que sea totalmente sincero sobre la rutina de su hijo o hija, para que el médico conozca más a fondo el panorama del caso y determinar si algo que hace o no hace su pequeño puede estar afectando.  Adicionalmente, puede tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

- Realizar ejercicio físico diario
Realizar alguna actividad física al menos 30 minutos al día ayudará a su pequeño a hacer un gran cambio en su estilo de vida y, aún mejor, empezar un hábito de por vida. Ya sea jugar futbol, correr o bailar... ¡lo importante es mantenerse en movimiento para descargar toda la energía que tienen los niños mientras se divierten! Además, estarán cuidando su salud de manera óptima, ya que el ejercicio constante está ligado con beneficios como no padecer obesidad, infartos o diabetes.

- Regular la sal en la comida
Como le mencionamos anteriormente, es importante enseñarle a los niños a limitar la sal que consumen con sus alimentos. De hecho, la OMS indica que solo se deben de consumir 5 gramos de sal al día. En caso de que quiera darle mejor sabor a sus alimentos, puedes probar con especies.

- Cambiar y mejorar la alimentación
Recuerde que consumir verduras es una gran manera de nutrir a nuestro cuerpo de manera correcta. Evite en la medida de lo posible ofrecerle a sus hijos la comida procesada, las bebidas y los refrescos azucarados así como la comida rápida. Los hábitos alimenticios empiezan desde niños y es sumamente importante que los pequeños del hogar sepan diferenciar entre los alimentos que los nutren y los que solo deben de comer ocasionalmente, por no decir nunca.

Lo mejor será evitar la automedicación a toda costa y empezar a informarse un poco más sobre qué es la retención de líquidos, cómo se origina y cuál es la manera correcta de tratarla. Además, recuerde que la atención de un pediatra es imprescindible para asegurarse de tener un tratamiento adecuado para sus pequeños.

Puedes leer más artículos similares a Los niños también pueden sufrir retención de líquidos sin saberlo, en la categoría de Enfermedades infantiles en Guiainfantil.com.