Pruebas para saber si un niño es celiaco

Qué factores influyen para que un niño desarrolle esta enfermedad autoinmune

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

La celiaquía no es una alergia ni una intolerancia a alimentos, sino que es una enfermedad autoinmune que afecta aproximadamente al 1% de la población, aunque muchos de estos pacientes no están diagnosticados o no lo están correctamente, ya que varios de los síntomas de la celiaquía pueden confundirse con otras enfermedades del tracto gastrointestinal como el síndrome del intestino (o del colon) irritable. ¿Cómo saber si tu hijo tiene esta enfermedad? ¿Cuáles son las pruebas para saber si un niño es celiaco? 

¿Por qué mi hijo es celiaco?

por qué mi hijo es celiaco

La celiaquía es una enfermedad en la que el sistema inmunitario ataca sus propios tejidos cuando se consume gluten. El resultado puede ser un daño severo en las vellosidades intestinales que impiden la absorción de ciertos nutrientes esenciales para el organismo. Las últimas investigaciones han revelado que las personas que sufren celiaquía son portadores de ciertos genes que les hacen más vulnerables a desarrollar la enfermedad, aunque por el momento se desconoce el porqué.

Sin embargo, la presencia de estos genes no es suficiente para asegurar el diagnóstico, ya que solo el 40% de los portadores de los genes desarrollan la enfermedad a lo largo de su vida. Lo que si hay que tener en cuenta es que, al tener este componente genético, cuando uno de los progenitores o hermanos sufre celiaquía, las posibilidades de estar afectado se multiplican por 10 (10% de posibilidades de desarrollar celiaquía en algún momento de la vida).

Síntomas principales de celiaquía en niños

síntomas niños celiaco

Los síntomas de la celiaquía pueden ser más o menos severos, e incluyen gases, diarrea, vómitos, nausea, dolor de estómago persistente, estreñimiento, cansancio e irritabilidad, ulceras en la boca, pérdida de peso repentina, pérdida de apetito, anemia…

En niños además, los síntomas incluyen problemas de crecimiento e, incluso, un retraso en el desarrollo o en alcanzar la pubertad. Adicionalmente, algunos pacientes pueden mostrar una afectación cutánea conocida como dermatitis herpetiforme que se presenta generalmente de forma simétrica en las zonas de más roce, como los codos o las rodillas. Estas lesiones son generalmente zonas enrojecidas, inflamadas, con vesículas o ampollas y que se manifiestan con un incesante picor.

Cómo dar con el diagnóstico. Pruebas para saber si es celiaco

pruebas para saber si el niño es celiaco

Cuando un niño presenta dermatitis herpetiforme, es probable que, además de visitar al dermatólogo para tratar el eccema o mantenerlo bajo control, necesite una biopsia de las vellosidades intestinales para confirmar la celiaquía, algo que se suele tratar de evitar en niños.

Lamentablemente, el único tratamiento para esta enfermedad es una estricta dieta en la que se evite al 100% el consumo de gluten, y, aunque parezca trivial, sin tratar, la celiaquía puede desembocar, además de en una creciente serie de síntomas muy incómodos, en enfermedades derivadas de la malabsorción de ciertos nutrientes.

Cuando la celiaquía no se manifiesta con síntomas dermatológicos, el diagnóstico puede complicarse, y derivar en una atrofia de las vellosidades intestinales, que puede conducir a la anemia y la osteoporosis en la infancia.

Generalmente el primer paso para iniciar el diagnóstico consiste en contestar una serie de preguntas cuyas respuestas revelarán un interrogante sobre la enfermedad. Según estas respuestas se pondrán en marcha o no los siguientes pasos del diagnóstico. Un análisis de sangre suele ser revelador, y, en ese caso, el niño será derivado por su pediatra al especialista para continuar con el diagnostico.

El diagnostico sin biopsia confirmativa es posible aunque requiere de un seguimiento a conciencia durante la infancia y de análisis de sangre frecuentes para asegurar la realidad del diagnóstico, confirmando la presencia de anticuerpos frente al gluten en cantidades elevadas.

En general, si tu hijo manifiesta alguno de los síntomas enumerados anteriormente de manera inexplicable o que se prolongan durante más de dos semanas, deberías plantearte una visita al pediatra para descartar la posibilidad de celiaquía.

Sin embargo, es tremendamente importante que no elimines de su dieta ningún alimento, ya que esto puede alterar los resultados de los análisis impidiendo realizar un diagnóstico seguro, lo cual puede significar más molestas pruebas para tu pequeño y más tiempo arrastrando los incomodos síntomas de la celiaquía.

Puedes leer más artículos similares a Pruebas para saber si un niño es celiaco, en la categoría de Enfermedades infantiles en Guiainfantil.com.