Sarna en los niños, una enfermedad de la piel muy contagiosa y molesta

Recomendaciones para evitar el contagio por sarna a otros niño o miembros de la familia

Carla Estrada

Las lesiones de piel son patologías que muchas veces se confunden unas con otras, por lo que es importante consultar con especialistas para definir el diagnóstico y recibir el tratamiento adecuado para su erradicación. Una de esas enfermedades es la llamada sarna, la cual amerita ser diagnosticada rápidamente para tratarla adecuadamente y evitar complicaciones. ¿Pueden los niños tenerla? ¿Cómo se contagia la sarna en los niños? Te contamos toda la información sobre esta enfermedad. 

Qué es la sarna y cómo afecta a los niños 

la sarna en los niños

La sarna es una infestación de la piel, producida por ácaros llamados Sarcoptes scabiei, muy frecuente en los niños y es causa común de consultas al pediatra.

Estos ácaros se introducen en la capa superficial de la piel, se reproducen, colocan sus huevos y en el sitio producirán unas lesiones en la piel tipo pequeñas ampollas o ronchas que producen mucho prurito o picazón, sobre todo en horas de la noche, ya que el ciclo vital de estos ácaros es nocturno.

La sarna es una enfermedad muy contagiosa y sucede por contacto directo con la persona infectada o con las ropas, sábanas, toallas o utensilios que ha usado, ya que los ácaros pueden vivir de 2 a 3 días en estas ropas. Es frecuente entre los miembros de una familia, en escuelas infantiles, en colegios, en cárceles o donde hay hacinamiento. Tiene un periodo de incubación de 2 a 3 semanas y una reinfección se puede presentar en días. 

Cómo se manifiesta la sarna

Cuando los padres llevan al niño a la consulta, lo primero que me dicen es que el niño tiene unas pepitas en la piel que le pican mucho y cuando les interrogo acerca del horario, me informan que es más frecuente en la noche, que casi no duerme o lo hace de forma muy inquieta por la picazón.

Esto es algo característico por el ciclo nocturno de los ácaros y también el prurito o picazón puede empeorar con los baños de agua caliente. Al realizar el examen físico puedo encontrar, ronchas o ampollas e, incluso, pústulas por sobreinfección debido al rascado tan intenso.

La piel también se aprecia como gruesa, escamosa, con costras o rayas producidas por las uñas al rascarse con fuerza y esto se debe a la hipersensibilidad de la piel por la presencia del ácaro, sus huevos o excrementos.

Las zonas por lo general más afectadas por los ácaros de la sarna son: manos y pies, sobretodo los pliegues interdigitales, las axilas, los genitales y glúteos, el ombligo, los codos y área de las muñecas. Aunque hay casos de grandes infestaciones en donde la sarna abarca prácticamente toda la piel del cuerpo, incluso cara y cuero cabelludo, los cuales son casos severos y de difícil tratamiento.

Los síntomas en los bebés o niños más pequeños pueden ser más intensos, encontrando grandes ampollas de color rojizo, en plantas de manos y pies. Estas lesiones, al romperse por el rascado, se pueden infectar con bacterias y se produce otra enfermedad de piel llamada impétigo, lo cual sería una complicación de la sarna.

Diagnóstico y tratamiento de la sarna en niños 

tratamiento para los niños con sarna

El diagnóstico lo hago por la clínica, sobre todo cuando los padres refieren que el prurito o picazón es más frecuente en la noche. Y otro dato importante para hacer el diagnóstico de sarna es que los padres me confirmen que ellos u otros miembros de la familia también padecen de los mismos síntomas. Si tengo alguna duda, lo refiero a un dermatólogo infantil para realizar toma de muestra de la piel y observar al microscopio los ácaros de la sarna.

Los pacientes deben ser tratados adecuadamente y también el resto de la familia, así sea de forma preventiva, aunque no haya síntomas aparentes, porque lo más factible es que alguno de ellos se haya contagiado.

El tratamiento se hace con lociones medicadas, que se mantiene en la piel por 8 a 12 horas y preferiblemente se coloca en horas de la noche, para retirarla al día siguiente con agua y jabón, con una duración de 6 días seguidos y pudiera repetirse en caso de persistir algunas lesiones.

También si el niño pesa más de 15 kilos, se puede indicar un tratamiento vía oral para erradicar los ácaros, siendo este tratamiento bastante efectivo. Y se indicara tratamiento con antibióticos vía oral si hay lesiones sobreinfectadas que nos haga pensar en un impétigo.

Para terminar, aquí van algunas recomendaciones para evitar la contaminación por sarna:

- Reducir el máximo el contacto directo con la piel del niño diagnosticado con sarna.

- Evitar el contacto con la ropa, sábanas, toallas u otros objetos que esté usando o haya usado el portador de la enfermedad.

- Hervir toda la ropa diariamente con agua y jabón y secarla al sol o a temperaturas elevadas.

- También se puede colocar toda la ropa, peluches y juguetes en bolsas oscuras, cerradas herméticamente y dejar allí por más de tres días para erradicar los ácaros.

- Tratamiento preventivo o curativo para las demás personas que hayan o tengan contacto con el niño, ya sea en la familia, escuela infantil o colegios. 

- Y se podrá reintegrar al curso escolar cuando haya culminado el tratamiento y ya no tenga lesiones en piel.

Puedes leer más artículos similares a Sarna en los niños, una enfermedad de la piel muy contagiosa y molesta, en la categoría de Enfermedades infantiles en Guiainfantil.com.