8 consejos de disciplina para actuar con los niños con TDAH en el aula

¿Tienes algún alumno en clase con Trastorno por Déficit de Atención y/o Hiperactividad?

Jimena Ocampo Lozano

El TDAH (Trastorno por Déficit de Atención y/o Hiperactividad) es un trastorno que afecta a todos los ámbitos de la vida de los niños, y tal vez, sea en la escuela donde este trastorno sea más evidente.

Los niños con TDAH suelen presentar dificultades en su aprendizaje, y en muchos casos, también pueden presentar problemas de conducta en el aula, sobre todo cuando el trastorno se da con impulsividad- hiperactividad. En muchas ocasiones los profesores no saben cómo manejar o dar respuesta a esas conductas y se puede correr el riesgo de etiquetar a esos niños como maleducados, desobedientes, disruptivos... En Guiainfantil.com hemos elaborado una lista con algunos consejos de disciplina para los niños con TDAH.

Cómo son los niños con TDAH en el aula

Cómo actuar con los niños con TDAH en el aula

Dentro del cuadro TDAH podemos distinguir entre los niños que son predominante inatentos y los que son predominantemente impulsivos-hiperactivos. Algunos de los rasgos que podemos observar en el aula en estos niños son:

- Suelen tener desorganización de los cuadernos y tareas.

- A menudo pierden o no traen los materiales necesarios a clase.

- No acaban los deberes.

- Interrumpen con frecuencia.

- Se mueven y se levantan sin motivo aparente.

- Tienen dificultades para aceptar las normas.

- Se despistan y no prestan atención. Parece que no escuchan.

Hay que tener muy presente que el niño no siempre es consciente de estas conductas y por lo tanto es fundamental no penalizarle por ello. Hay que ayudarle y enseñarle a tomar conciencia de su comportamiento para que él mismo sea capaz de corregirlo.

La respuesta educativa que demos desde el aula será fundamental para mejorar la conducta de los niños con TDAH, y en este punto será importante conocer la naturaleza del trastorno y de esa conducta problemática en el aula.

Manejar el Trastorno de Déficit de Atención y/o Hiperactividad en el colegio

Una vez conocemos el diagnóstico del alumno con TDAH, debemos dar respuesta dentro del aula a las necesidades de ese niño, entendiendo que si interrumpe, se despista o nos "molesta" no es de manera voluntaria o premeditada.

Debemos entender que el TDAH es un trastorno que afecta a la atención y a las funciones ejecutivas, que son las capacidades mentales que permiten a la persona controlar su propio comportamiento, anticipar el posible futuro y, a la vez, preparar y dirigir su conducta hacia la consecución de su plan o tarea. Por lo tanto, a estos niños les cuesta regular su conducta, y anticipar las consecuencias.

Digamos que actúan y luego piensan.

Por eso da la sensación que no respetan las normas ni los límites y dentro del aula. Y una de las cosas que más preocupa a los profesores, es precisamente eso: el cumplimiento de las normas y la disciplina en el aula.

Para saber cómo manejar las situaciones en el aula necesitamos entender que debemos brindarles ayuda en algo que ellos por sí solos no pueden hacer. Al igual que les ayudamos a resolver un problema de matemáticas, debemos ayudarles a regularse.

Consejos de disciplina para niños con TDAH

Algunos consejos de disciplina para el TDAH en el colegio

Algunas pautas que podemos seguir en clase para ayudar al niño con TDAH son:

1. Sentarle cerca de la mesa del profesor
Ponerle cerca de nuestra mesa de forma que podamos tener un mejor control del alumno. De esta forma podemos hablarle de forma directa y captar su atención más fácilmente.

2. Dejar claro qué esperamos de él en el aula
Pactamos las normas y las consecuencias cuando se incumplen. Podemos poner en la mesa una hoja con dos o tres objetivos a cumplir en el aula (pido permiso para levantarme, levanto la mano para hablar, etc.). Esta debe estar visible para que pueda recurrir a ella para recordar qué tiene que hacer.

3. Conseguir una comunicación directa y personal
Podemos establecer con él una señal que indique al niño que algo no está bien, por ejemplo ,podemos acercarnos y tocarle el hombro, utilizar tarjetas de colores para indicar cómo es el comportamiento (verde, rojo, amarillo, como la técnica del semáforo).

4. Evaluar en positivo
Evaluar al niño en positivo (esta actividad la has hecho bien, te has despistado un poco pero has sabido volver a la tareas, etc.) y evitar castigos excesivos o poco instructivos que no sirvan al niño para aprender sobre su conducta.

5. Darle "misiones" especiales
Como al niño con TDAH es más impulsivo y le cuesta estar quieto, podemos darle "misiones" que impliquen moverse y hacerse responsable de algo. Por ejemplo, nombrarle el encargado de repartir cuadernos, sacar punta a los lápices, ir a dar un recado, etc. Le mantenemos activo y le mandamos el mensaje de que contamos con él y que confiamos en que puede hacerlo.

Por otro lado, estos son otras pautas que debemos evitar siempre:

6. Llenar la agenda de comentarios negativos sobre su conducta
"Pedro no atiende en clase" es una obviedad que no sirve para mejorar su conducta, en todo caso sirve para que se sienta mal y que le regañen al llegar a casa. Es mejor que escribamos que en matemáticas ha conseguido terminar la tarea o que ha ayudado a un compañero.

7. Castigar cada conducta molesta
Hay que poner consecuencias a aquellas que sean realmente serias y graves y tratar de reconducir aquellas que son inherentes al trastorno.

8. Dar sólo importancia a lo que hace mal
Es un error no reforzar aquello que hace bien, porque aunque pensemos que es lo que tiene que ser (estar atento y callado en clase) es algo que al niño con TDAH le cuesta mucho.

En general, para trabajar con un niño con TDAH en el aula hace falta conocer el trastorno y ser sensible con él, entender que el niño no hace las cosas porque sí, sino por una causa subyacente que él no puede controlar sin entrenamiento.

Será fundamental no solo la detección y el diagnóstico, sino el trabajo conjunto que padres, profesores y especialistas hagan con el niño. En la medida de lo posible debe existir comunicación con el especialista que trabaje con el niño de forma individual (generalmente fuera del centro) y con los especialistas y departamentos de orientación que pueden dar herramientas y estrategias efectivas para trabajar con estos alumnos en el aula.