La importancia de las normas de convivencia en clase para los niños

Cómo poner límites en el colegio para una buena convivencia

Las normas de convivencia en clase para los niños son unas pautas sociales basadas en el respeto entre las personas y cuyo objetivo es el de mantener un clima escolar adecuado. Gracias a estas normas los profesores, los directivos, los alumnos y demás personal del colegio el clima en el centro escolar será agradable y óptimo para que todos puedan cumplir sus objetivos.

Las normas son elaboradas por el equipo directivo de los centros a partir de las aportaciones de los docentes, el alumnado, las familias y el personal no docente. Al hacerlo, se ponen en común los derechos y deberes que tienen cada uno y se ponen las medidas para respetarlos y cumplirlos.

Límites y normas de convivencia en clase para los niños

Normas de convivencia para los niños en el colegio

Las normas de convivencia en clase para los niños están recogidas en los documentos internos del Plan de convivencia del centro. El deber de transmitirlos a los alumnos y sus familias es del propio centro y en concreto de los profesores. Esto será necesario para saber cómo comportarse y que hacer en cada momento determinado.

Sea cual sea el método educativo que utilicen los profesores es necesario que fijen límites para evitar conductas no deseadas y encontrar el equilibrio. Una manera para conseguir que los alumnos se involucren más en su cumplimiento es que se redacten estos límites entre todos. Es el primer día de clase cuando suelen dedicarse algunos minutos para explicar y fijar las normas de convivencia y deben ser respetadas hasta el último día de curso.

Estas normas pueden ser:

- Generales. Son de carácter flexible y se refieren a un gran número de comportamientos. Para que sean eficaces han de ser bien explicadas y con frecuencia. Este tipo de normas suelen funcionar mejor con profesores con mucha experiencia que han ido adquiriendo durante años.

- Específicas. Se centran en corregir un solo comportamiento. Expresan con claridad lo que se espera de los alumnos. Este tipo de normas limitan bastante y obligan a elegir los comportamientos a corregir detenidamente. Son la mejor opción para profesoras con poca experiencia

Cómo poner normas de convivencia para los niños en el aula

- No poner demasiadas normas: el número de normas que se necesitan para conseguir una buna convivencia en clase no está fijado. Muchas veces se piensa que cuanto mayor sea el número de normas a seguir, mejor será para el buen funcionamiento dentro del aula. No obstante, poner muchas normas será contraproducente ya que al ser muchas será más difícil que los alumnos puedan aprenderlas e interiorizarlas.

- Normas en positivo: cuando nos hablan de límites y de normas lo primero que pensamos es en normas como por ejemplo, “no se puede correr por el pasillo”, “prohibido hablar en clase”, etc. Vemos normal que las normas sean expresadas con frases negativas. Lo límites redactados de esta manera hace que el alumno sepa lo que no puede hacer pero no recibe explicación de lo que se espera que haga. Por tanto, es importante que las normas sean expresadas en positivo. Así, frases como “caminamos tranquilos por el pasillo” o “estamos en silencio para atender mejor en clase” informarán mejor a los alumnos