Técnica de las 4 haches para desarrollar el lenguaje de los niños

Por qué es bueno utilizar la repetición para que los niños aprendan

Juana Toriggia

Cuando hablamos con un niño que está en proceso de adquisición del lenguaje no solo lo QUÉ decimos ayuda al niño a aprender el lenguaje sino también CÓMO lo decimos. Nuestro modo de acercarnos al niño, de interactuar y de atraer su atención, serán claves en este proceso ya que lo motivarán a responder recíprocamente e iniciar nuevas instancias comunicativas. ¿Conoces la técnica de las 4 haches para favorecer la compresión y el uso del lenguaje? ¡Te las contamos!

Infalible técnica de las 4 haches para la adquisición del lenguaje

 técnica de las cuatros haces para el lenguaje de lo sniños

Los niños aprenden el lenguaje de manera incidental, sin hacer ningún esfuerzo a través de la estimulación natural que le brinda el entorno. Los padres tienen un rol crucial para que este proceso tenga lugar, agregando lenguaje a las interacciones cotidianas.

¿Cómo podemos sacar más provecho de los momentos de interacción con nuestros hijos? Les propongo está estrategia: Las 4 HACHES, (The Hanen Program) para que las interacciones con su hijo sean más efectivas y de esta manera puedas aprovechar mejor las instancias de juego y aprendizaje juntos. ¿En qué consiste?

- Hablar menos
Al hablar con el niño utiliza oraciones cortas y sencillas. A veces nos cuesta adaptarnos a su nivel de lenguaje y ¡hablamos más de la cuenta! Si un niño se encuentra en la etapa de combinar 2 palabras y le hacemos una pregunta o un comentario muy extenso, le resultará difícil poder comprenderlo y responder.

A los niños les resulta más fácil comprender y recordar las palabras cuando hablamos MENOS. También es sencillo imitar palabras si la misma es resaltada dentro de una oración corta. Veamos un ejemplo: 'Felipe, anda a buscar tus zapatillas porque se hace tarde para ir al colegio tenemos que buscar a tus hermanos'. Esta frase tiene 19 palabras y muchísima información para comprender. En cambio sí le decimos: 'Felipe, trae tus zapatillas. Vamos al cole. A buscar a tus hermanos. Esta frase tiene oraciones cortas, sencillas, más fáciles de comprender y de imitar.

- Hacer énfasis
Si se resaltan las palabras importantes, llamarán más la atención del niño y podrá comprender mejor el mensaje. Se pueden enfatizar pronunciándolas con mucha entonación y un tono de voz más alto. Veamos un ejemplo: 'El PERRO tiene mucha HAMBRE'. En esta frase se enfatiza PERRO y HAMBRE. De esta manera es más probable que el niño pueda repetirlas.

- Hablar despacio
Si cuando conversamos con el niño hablamos más despacio, él tendrá más TIEMPO para comprender y responder. Aumentar las pausas entre las frases es una estrategia para ayudar al niño mientras está procesando la información lingüística.

Encontrar las palabras, seleccionar los fonemas que las conforman y evocarlas parece muy fácil, ¡¡¡pero no lo es!!! Para un niño que está aprendiendo el lenguaje este es un proceso complejo, necesita tiempo, tranquilidad y atención.

Tu espera paciente lo ayudará a organizar lo que desea decir. Mientras está hablando, demuéstrale tu interés mirándolo a los ojos y mostrando expectación. Otra estrategia que puede ayudarle es alargar las palabras y pronunciarlas más lento. Esto colabora con su la atención y recuerdo. Veamos un ejemplo: 'El niño estaba muy contentooo porque era su cumpleaños'. 

- Hacerlo visible
Los niños pequeños aprenden mejor el lenguaje si pueden VER mientras hablan, son aprendices visuales.  A través de la información visual, pueden comprender mejor el significado de las palabras, anticipar y evocar más fácilmente.

¿Cómo podemos incorporar ayudas visuales?  Mostrando o señalamos mientras estamos hablando con nuestro hijo; agregando gestos, señas o acciones mientras hablamos; y usando imágenes acompañando lo que decimos. Hoy la tecnología nos brinda la posibilidad de tener siempre a mano fotos o vídeos que nos servirán para acompañar nuestras conversaciones, de modo que el niño pueda apoyarse en esto y así facilitar la comunicación.

La repetición, la clave para que el niño vaya adquiriendo más vocabulario 

técnica de las cuatro haches

Y, una vez que ya sabes de qué va esto de la técnica de las 4 haces, no te olvides de ser muy expresivo y acompañar de muchos gestos y expresiones faciales tus palabras. Es clave REPETIR frecuentemente las palabras o frases que deseas que tu hijo aprenda e incorporarlas en diferentes situaciones, así tendrá mayores oportunidades de escucharlas, comprenderlas y posteriormente decirlas. Por Ejemplo: si deseas que aprenda y utilice la palabra AGUA, lo dirás en cada oportunidad que tengas: '¿Quieres agua?', 'Qué rica agua', 'El agua está caliente/fría', 'Está mojado, se cayó agua en el piso' o 'Al agua pato'. 

No hace falta insistirle a que repita las palabras, ese momento llegará, pero el niño primero disfrutará la experiencia compartida, luego comprenderá las palabras y frases y finalmente las podrá decir.