Cómo prevenir la dermatitis atópica en niños por el uso de mascarillas

Qué tipo de tapabocas son los más recomendados para la población infantil

Iñigo De Noriega

Igual que no salimos de casa en invierno sin el abrigo puesto ni en verano sin echarnos crema protectora, últimamente la mascarilla se ha convertido en un imprescindible para estar fuera del hogar familiar. Se trata de una medida más para impedir la propagación del Covid-19 desde un punto de vista individual, pero también colectivo. ¿Para los niños también? ¿Qué ocurre con aquellos que tienen problemas de piel? ¿Se puede prevenir la dermatitis atópica en niños por el uso de mascarillas?

Cómo puede la mascarilla afectar a los niños con dermatitis atópica

mascarilla y dermatitis atopica

Tanto antes como después de poner la mascarilla al niño se debe hacer un correcto lavado de manos. Algunos niños pueden no entender la necesidad de utilizar la máscara o incluso tener miedo a hacer un uso de ellas. En este sentido es importante explicárselo en términos comprensibles para ellos, viendo además que es un elemento utilizado tanto por sus padres como por el resto de personas en la calle.

Se debe explicar también que es una manera de 'estar seguros frente a la infección' para quitarles miedo y darles confianza tanto para usar la mascarilla como para salir a la calle. A algunos niños puede ayudarles el ponérsela a alguno de sus juguetes o pintar alguno de sus personajes favoritos sobre la mascarilla.

El empleo de mascarillas, sobre todo si es en periodos cortos de tiempo, como salir a dar un paseo, no debería producir ningún problema de salud en la piel del niño, por lo que se recomienda mantener los cuidados habituales de la misma. Los materiales de los que están hechas producen alergia con muy baja frecuencia.

Pero, ¿qué ocurre en el caso de pacientes que previamente padecían afecciones cutáneas como dermatitis atópica o dermatitis seborreica? El empleo de mascarilla puede facilitar la aparición de un brote de la enfermedad, aunque esto aparece generalmente con mascarillas que producen mayor oclusión y sellado, como las mascarillas de los equipos de protección individual (tipo FPP2 o FPP3).

En caso de que ocurriese, se debe de seguir el tratamiento habitual pautado por su médico dependiendo del tipo de enfermedad que el niño padezca y, también, mantener y limpiar la piel diariamente (evitar el agua demasiado caliente y utilizar geles sin perfumes), secar la piel con algodón sin frotar para evitar hacer heridas y proteger la piel del sol.

Qué tipo de mascarillas son las más recomendadas para los niños

mascarillas recomendadas para los niños

Una pregunta que muchos padres se hacen es qué tipo de mascarillas deben utilizar los niños. Se recomienda el empleo mascarillas higiénicas con un tamaño adaptado a su edad. Para niños de entre 3 y 12 años existen tres tamaños diferentes de mascarillas.

Para comprobar si el tamaño es adecuado, la mascarilla debe cubrir la boca y la nariz extendiéndose de la región anterior de una oreja a la otra. Mascarillas como los modelos FPP2, FPP3 o N95 no están recomendadas para la población general. Estas mascarillas deberían emplearse solo en el caso de que el niño sufriese una enfermedad grave y su médico se lo recomendase.

En aquellos casos en los que el niño presente síntomas compatibles con infección por COVID-19 (tos, mucosidad, fiebre, diarrea…), sea un caso confirmado de infección o haya estado en contacto estrecho con un caso confirmado, se recomienda el empleo de mascarillas quirúrgicas para evitar un posible contagio.

También es importante recordar que 'la mascarilla se debe lavar cada vez que se ensucie, humedezca o no se pueda colocar correctamente sobre la cara', como se aconseja en el informe 'Mascarillas higiénicas reutilizables para adultos y niños', según una norma de la UNE, creado los Comités Técnicos de Normalización de la Asociación Española de Normalización.

Casos en los que NO se recomienda el empleo de cubrebocas en niños

mascarilla no recomendada

El empleo de mascarillas en espacios cerrados y en la vía pública no es obligatorio en niños por debajo de los 6 años. El Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) recomienda el empleo de mascarillas en niños por encima de dos años, no estando recomendado por debajo de esa edad por riesgo de asfixia.

Es importante recordar que el uso de mascarillas no debe tomarse como una medida de prevención aislada ya que por sí sola no es eficaz. En este sentido, al salir a la calle es importante garantizar que los niños mantienen la distancia de seguridad adecuada con otras personas y que no entran en contacto con objetos que pueden actuar como focos de transmisión (bancos o mesas sin desinfectar, barandillas…).

La mascarilla no debe utilizarse por debajo de los 2 años por la posibilidad de asfixia o por encima si el niño sufre algún tipo de problema respiratorio en el que la mascarilla vaya pueda producirle dificultad para respirar. Es importante comprobar que el niño no tenga problemas para quitarse la mascarilla si fuera necesaria.

También hay que tener en cuenta que mientras se lleve puesta, no debe tocarla con las manos. Algunos niños pueden tender a llevarse las manos a la mascarilla puesta, lo que incrementaría su riesgo de contagio, por lo que en este caso no se recomendaría utilizarla.

En los casos en los que no se pueda emplear mascarilla, si el niño va en carro, por ejemplo, se le puede tapar la boca parcialmente con una manta, siempre y cuando estén adecuadamente vigilados y a su vez se deben aumentar el resto de medidas preventivas (distancia social e higiene de manos).

Autor: Dr. Iñigo de Noriega, pediatra y miembro del equipo médico de Elma.

Puedes leer más artículos similares a Cómo prevenir la dermatitis atópica en niños por el uso de mascarillas, en la categoría de Cuidados de la Piel en Guiainfantil.com.