Cómo evitar que una avispa pique a tu hijo

Mitos y verdades sobre las picaduras de las abejas y las avispas a los niños

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

No hay persona que no les tenga miedo. Yo he visto correr a valientes delante de una avispa más rápido que si hubieran visto un tiburón, y esto se agrava en el caso de los niños, quienes son incapaces de mantener la calma en cuanto asoma cualquier insecto volador.

Los mitos y verdades más comunes sobre las abejas y las avispas

Como evitar que a tu hijo le pique una avispa

¿El pánico a las abejas y avispas está justificado? ¿realmente son tan peligrosas? ¿es lo mismo que te pique una avispa que una abeja? ¿cómo puedes evitar que una avispa pique a tu hijo?... Te damos respuestas y desmontamos algunos mitos que existen sobre las abejas y las avispas.

- ¿Todas las abejas y avispas pican? Aunque los niños se ponen nerviosos enseguida y parece que lo que aparece volando es un dinosaurio resucitado, lo cierto es que no todas las avispas y abejas pican. De hecho, alguna variedad de avispa carecen de él, además de todos los machos de las abejas y las avispas, quienes no tienen aguijón. Es decir, cuando encontremos una abeja más grande de lo normal, se trata de un zángano (el macho de la abeja), y no hace falta salir corriendo, ya que sólo le interesarás si llevas corona y eres la abeja reina de algún panal.

- ¿La picadura de las abejas duele más que las de las avispas? Depende del tipo de avispa, ya que el dolor se debe al tipo de toxina que introduzca en nuestro cuerpo. El mayor dolor al que achacan la picadura de la abeja en realidad se debe a que la abeja deja el aguijón dentro de nuestra piel, lo que hace que el veneno penetre más tiempo. Además, sacar el aguijón puede resultar relativamente doloroso, ya que su forma es como de serrucho o flecha, lo que impide sacarlo limpiamente, y necesitaremos unas pinzas para extraerlo.

- ¿Pican por igual las avispas que las abejas? No. Es cierto que las abejas “se lo piensan más” a la hora de picar, ya que su vida les va en ello. Cada vez que te pica una abeja el aguijón se queda en tu piel arrastrando junto a él, las vísceras de la pobre abeja, que muere casi al instante. La avispa, en el reparto de aguijones ha salido mejor parada, y es capaz de picar más veces sin sufrir ningún desperfecto en su organismo. Así que no tienen ningún reparo a la hora de defenderse de algún humano molesto.

- ¿Muerden las avispas y las abejas? Las abejas no pueden morder porque no tienen mandíbulas, como mucho nos podrán chupar, aunque no creo que seamos de su gusto, a no ser que sepas a margaritas; sin embargo, las avispas si tienen mandíbulas y son capaces de morder, e incluso de desgarrar trozos de carne, para alimentar a sus larvas, que son carnívoras (como habrás podido comprobar en tus picnic en el campo si habéis llevado pollo). Lo cierto, es que las avispas no muerden a las personas, ya que prefieren la carne muerta.

-¿La picadura de una avispa o abeja puede matar a un niño? Como norma general no, solamente será molesto durante un rato, a no ser que tengamos alergia a la toxina de su veneno, en cuyo caso deberemos acudir urgentemente al médico. Esto se puede comprobar si al niño se le duerme una parte del cuerpo o se hincha demasiado, o comienza a tener un comportamiento extraño. Algunos tipos de abeja o avispa pueden tener una toxina más potente y, dependiendo de la resistencia que tenga el niño a ella, puede resultar más peligrosa. Ante la duda siempre es mejor evitar la picadura.

Pautas para evitar que una avispa pique a tu hijo

- Ante todo conservar la calma. Ya sabemos que cuando se trata de niños eso es casi tarea imposible, pero debemos concienciar al niño que la avispa o abeja solo pica cuando se encuentra en peligro, así que lo mejor es no hacer aspavientos, mover rápidamente las manos, asustarlas o apartarlas de un manotazo. Con suaves movimientos la podemos apartar mientras nos vamos a otro sitio. Si nos persigue nos seguimos moviendo, y si nos sigue, nos metemos en el agua siempre que podamos o la mojamos para ahuyentarla.

- Enseñar al niño que no toque ni se acerque a las colmenas o avisperos, eso puede resultar muy peligroso, incluso aunque se encuentre alejado.

- Procura no darle fruta ni bebidas muy dulces en el campo, y si lo haces, pídele que mire que no haya ninguna avispa posada encima antes de dar el mordisco. Una picadura en la lengua puede ser peligrosa ya que podría provocarle asfixia.

- Si beben de latas de refrescos, mejor que sea a través de una pajita, ya que a veces se cuelan en el interior y el niño no podrá verlas al beber.

- No guardes la basura en un recipiente abierto. Déjala apartada y en bolsas cerradas. El olor las atrae.

- Que no ande descalzo en el césped o en la piscina, suele haber muchas avispas apoyadas en el suelo.  

Qué debemos hacer cuando nos pica una avispa o abeja

  • Nunca echarnos barro, ya que podría infectar la herida.
  • Nunca apretar el aguijón para sacarlo, ya que podría meterse más. Solo usar pinzas o una tarjeta de crédito o una cuchara, nunca pellizcar.
  • Lo mejor es lavar la herida con agua y jabón y poner hielo 10 minutos. Algunas cremas también pueden ayudar.

Las picaduras de avispa o abeja son dolorosas, especialmente para los niños que tienen poca resistencia al dolor, por lo que conviene mantenerse alejados de ellas. Pero tampoco conviene provocarles un trauma cada vez que ven una avispa, ya que si no nos molestamos mutuamente seremos capaces de convivir con ellas sin armar demasiado revuelo.