Cómo influye el tipo de iluminación en el descanso de los niños

Cómo escoger el tipo de iluminación para garantizar el descanso de nuestro hijo

Olga Sesé
Olga Sesé Coach del sueño infantil

Los ciclos de sueño y vigilia del ser humano se establecen en base a la luz del día y a la oscuridad. Las personas hemos desarrollado unas hormonas del sueño llamadas melatonina y cortisol que son unas de las responsables de ayudarnos a dormir en la oscuridad y despertarnos por la mañana.

La melatonina es conocida como la hormona del sueño y alcanza su punto máximo en el torrente sanguíneo justo antes de que nos vayamos a dormir. En el caso de los bebés y niños pequeños entre las 6 y las 8 de la tarde. De ahí la importancia de la luz y la hora del día para regular los ciclos de sueño. Te explicamos cómo influye el tipo de iluminación en el descanso de los niños.

Descubre cómo influye el tipo de iluminación en el descanso de los niños

Cómo influye el tipo de iluminación en el descanso de los niños

El cortisol es conocido como la hormona del estrés, pero también es la hormona que nos despierta. Los niveles de cortisol están en su nivel más bajo alrededor de 3-5 horas después de que nos quedemos dormidos y comienzan a aparecer sobre las 4 de la madrugada, hasta alcanzar su punto máximo alrededor de las 8 de la mañana.

Los bebés nacen sin un ritmo biológico de sueño y su ritmo diurno se desarrolla durante las semanas posteriores al nacimiento y comenzarán a producir melatonina y cortisol a partir de los 3-4 meses. Esto les ayudará a estar despiertos durante el día y a dormir por la noche.

Cuando ponemos a dormir a nuestros hijos, queremos que la melatonina sea alta y que el cortisol sea bajo. En cierto punto, los niveles hormonales se cruzan y el nivel de cortisol es más alto. Este es el punto en el que nos despertamos. Esto se aplica tanto a los adultos como a los bebés y niños.

Para bebés y niños, una de las razones principales por las que los niveles de cortisol pueden ser demasiado altos es por falta de sueño. La falta de sueño produce estrés, lo que conduce a un aumento del cortisol.

La luz influye muchísimo en la producción de melatonina, que es la hormona que nos interesa para que nuestros peques concilien el sueño de forma relajada y tranquila.

Cómo ayudar al cuerpo a producir más melatonina y mejorar así su sueño

Que debemos hacer para que la producción de melatonina se ponga en marcha y nos ayude a que nuestros hijos concilien mejor el sueño:

Si llegado el momento de dormir, todavía hay luz solar:

1. Bajar persianas y oscurecer por completo la habitación. Tanto en la hora de dormir como en las siestas (en las siestas para los mayores de 4 meses).

2. Evitar, por lo menos 1 hora antes de acostar a tu hijo, las pantallas de TV, tablets y móviles. Disminuyen la melatonina y aumentan el cortisol.

3. Alejar la luz nocturna. ¿Y si dejamos una luz encendida, afecta en el sueño de nuestros hijos? ¿Es necesaria? ¿Qué tipo de luz nocturna es la adecuada? Muchos padres creen que es necesaria una luz nocturna, pero realmente sirve más para que los papas no se pierdan en la oscuridad de la habitación que para que el bebé se sienta más seguro.

La luz puede interferir en el sueño y puede hacer que tu hijo no se relaje y se active más. Siempre es preferible dejar un poquito la puerta abierta o entre-abierta que dejar la luz encendida.

Pero si prefieres dejar una luz abierta, intenta no ponerla demasiado cerca del área donde duerme tu hijo. Si enciendes una luz suave es realmente porque tú la necesitas más que tu bebé (cambios de pañal, darle el pecho, biberón, etc.). Asegúrate de no colocarla demasiado cerca para que no se distraiga y pueda interferir en su sueño.

Asegúrate de que la luz sea muy tenue. La luz azul interfiere en la producción de melatonina, así que evita las luces nocturnas de tonos azules y elige luces que emitan luz cálida o amarilla.

4. Si tu hijo ya no es un bebé y está en un momento en que tiene miedo a la oscuridad o sufre pesadillas puedes dejarle una lucecita quitamiedos. En estos casos, dejar una luz encendida sí que ayudará a que tu hijo pueda relajarse y quedarse mucho más tranquilo en su camita.

** Todas estas recomendaciones son extraídas de los libros de los expertos en sueño infantil: National Sleep Fundation y algunos más.