El gran ejemplo de Canadá para evitar atropellos en niños

10 normas básicas que pueden evitar atropellos infantiles

Estefanía Esteban

Una vez más, nos llegan imágenes y gestos admirables de otros países. En este caso, de Canadá. Allí, existen una norma vial que todos respetan: cuando un autobús escolar para y los niños comienzan a bajar, todos los coches se detienen de inmediato, sin excepción. 

¿Imaginas la cantidad de atropellos que podrían evitarse con esta medida? Solo con observar las imágenes entendemos por qué en otros países los índices de niños atropellados son tan bajos. Este es el gran ejemplo que nos da Canadá (y que funciona) para evitar atropellos en niños.

La asombrosa norma de Canadá para evitar atropellos en niños

Las imágenes nos dejan a más de uno con la boca abierta... ¡de admiración!: el autobús escolar se detiene y todos los coches de alrededor hacen lo mismo. Los niños comienzan a bajar de forma civilizada, y los vehículos esperan pacientes, sin molestar con el sonido del claxon, sin ponerse nerviosos.. hasta que el último de los niños ha bajado y el autobús reanuda su marcha. 

Además, el autobús despliega en su parte delantera un tope que indica a los niños por dónde no deben cruzar

Todas estas medidas son necesarias y urgentes. En España, se calcula que un 14% de los peatones atropellados cada año, son niños menores de 14 años. En la mayoría de los casos, la causa fue una distracción del menor. 

Además de insistir en la educación vial, de inculcarle normas básicas de seguridad a los niños, esta medida ayudaría a evitar accidentes indeseables. Los niños, recuerda, son niños, y por lo tanto, son imprevisibles: a menudo olvidan las normas, ante un momento de euforia, de despiste, de prisas... y por un cruce indebido, ocurre la tragedia.

Ante los posibles atropellos a niños, todas estas medidas son dignas de copiar. ¿No crees?

10 medidas de seguridad vial para evitar atropellos infantiles

Normas de seguridad vial para evitar atropellos de niños

Mientras esperamos a que lleguen este tipo de normas y medidas para proteger de a los niños de posibles atropellos, podemos insistir en ciertas normas de educación vial. Estas son las normas básicas que ayudan a evitar estos accidentes de este tipo. Enséñaselas a tu hijo: 

1. Da siempre buen ejemplo a tu hijo. Aunque expliquen a tu hijo normas de seguridad vial en el colegio, si luego tú no las respetas, tu hijo entenderá que en realidad no son tan importantes. Al fin y al cabo... a sus padres no les interesa respetarlas... Siempre que estés con él, respeta siempre todas las normas. Recuerda que te está observando constantemente. 

2. Usar siempre los pasos de peatones. A veces nos pueden las prisas, sí, y terminamos cruzando por el primer lugar que encontramos, con tal de no perder ni un minuto de nuestro preciado tiempo en llegar hasta el paso de peatones. No lo hagas: tu hijo hará lo mismo, y no siempre sabrá calcular de forma adecuada la distancia hasta el otro extremo y el tiempo que puede tardar el coche que ve acercarse a lo lejos. 

3. Al salir del coche, siempre por el lado próximo a la acera. Cuando viajas con varios niños detrás, alguno tiene la puerta más cerca del bordillo y el otro... el otro tiene a mano la puerta que da hacia la calzada. El primer impulso es salir por ese lado, el más próximo a él. Pero es también el más peligroso. Aunque le expliques a tu hijo que hay que mirar bien antes de salir, puede olvidarlo. Acostúmbrale mientras sea pequeño a salir siempre por la puerta que está más próxima a la acera. 

4. Nunca cruzar delante de un autobús parado. Muchos de los atropellos a peatones suceden así: alguien que baja del autobús y sin pensar, se lanza a cruzar por delante, sin ángulo de visión del carril anexo, sin darse cuenta de que es un 'punto ciego' y que tal vez se acerque deprisa un coche por el carril que no puede ver. Esta norma es básica: nunca, NUNCA, cruzar por delante de un autobús. 

5. No jugar en el bordillo. A los niños les encanta los bordillos, porque suponen un juego de equilibrio para ellos. Sin embargo, es un peligro: cualquier 'traspiés' y nuestro hijo puede caer a la calzada, en el peor momento. Explica a tu hijo que el bordillo no es para jugar, sobre todo en lugares de mucho tránsito de vehículos. Tampoco mientras espera a que el semáforo se ponga en verde, por supuesto.

6. Respetar las señales de tráfico. Los semáforos están para ayudar al peatón (además de para regular el tráfico). Utiliza siempre cruces con semáforo, porque son mucho más fiables que los pasos de peatones. Y espera (aunque no veas venir ningún coche) a que la luz para los peatones se ponga en verde. 

7. Mirar siempre a los lados. A pesar de cruzar por un paso de peatones, nunca puedes confiarte.Enseña a tu hijo a mirar siempre muy bien antes de cruzar, porque no todos los coches (desgraciadamente) respetan las normas de circulación. 

8. Nada de cruzar entre los vehículos aparcados. Puede que te centres solo en la carretera y olvides algo muy básico que a menudo termina en accidente: no se puede cruzar entre los coches aparcados, porque puede dar la casualidad que el coche esté haciendo una maniobra para salir y de, en ese momento, marcha atrás. 

9. Nada de móvil cuando cruces. Recuerda dar buen ejemplo a tus hijos, porque cuando ellos crezcan y usen el móvil o smartphone, harán lo mismo. Esta norma es esencial para evitar distracciones: nada de usar el móvil mientras se cruza. Ni para hablar, ni para mandar ningún tipo de mensaje, ni para consultar redes sociales...

10. Nada de auriculares al cruzar. El sonido puede ser vital a la hora de cruzar. Muchos de los niños más mayores que sufrieron un atropello, se 'despistaron' porque iban escuchando música y no escucharon al coche, ni acercarse, ni pitar.