La anemia en el embarazo

El consumo de hierro es vital para las mujeres embarazadas

La anemia es, en algunos casos, un síntoma asociado a otra enfermedad, y aunque no representa un peligro importante, cuando afecta a una mujer embarazada, el riesgo de mortalidad materna durante el postparto aumenta significativamente. Durante el embarazo, el hierro presente en el torrente sanguíneo de la madre, se utiliza también para incrementar el volumen de sangre (que aumenta durante la gestación en un 50 por ciento). El resto es utilizado por la placenta y el feto para su desarrollo.

La anemia en el embarazo

embarazada-cerezas

Las anemias ferropénicas por falta de hierro se diagnostican en un 75 por ciento durante el embarazo y están causadas por una falta de hierro en la dieta o porque la dieta no es capaz de suministrar la suficiente cantidad de hierro que la mujer embarazada necesita. Por este motivo, es habitual que las futuras mamás tomen suplementos de hierro a partir del segundo trimestre de su embarazo. En general, una mujer que llega al embarazo con unas reservas de hierro adecuadas y que no ingiere suplementos durante la gestación, finalizará el embarazo habiendo consumido todas sus reservas.

Consecuencias de la falta de hierro en el embarazo

Si durante el embarazo una mujer sufre de anemia, puede aumentar el riesgo de un parto prematuro, y los especialistas en nutrición señalan que los hijos de madres que la han padecido tienden a padecerla a más temprana edad. Después del parto, la fatiga producida por la anemia provoca, en algunas mujeres, el descuido de la salud. El cansancio, la fatiga y la somnolencia asociadas a la enfermedad son la consecuencia de la deficiencia de hierro en el organismo, que provoca una disminución de oxígeno en las células, debido a la baja concentración de hemoglobina en la sangre. 

Síntomas de anemia en la embarazada

Uno de los síntomas de la anemia es que la piel se torna de un color amarillento o pálido, al igual que los ojos y la boca. Además, hay presencia de agotamiento, dolor de cabeza y taquicardia. Las personas con esta enfermedad también pueden presentar síntomas como irritabilidad, llagas en la lengua, aumento en el tamaño del hígado y problemas para la cicatrización de las heridas. 

Cómo mejorar la absorción de hierro durante la gestación

Durante el embarazo y en período de lactancia, el hierro es esencial en la alimentación, por lo que se debe seguir una dieta balanceada. Es importante tener en cuenta que de nada sirve una dieta rica en hierro, si al final de las comidas se acostumbra a tomar café o té, ya que estas bebidas bloquean la absorción de este mineral. En cambio, si los alimentos ricos en hierro se mezclan en la misma digestión con alimentos que contienen vitamina C, ésta contribuye a una mejor absorción.