7 alimentos que producen gases en el embarazo

Por qué aumentan los gases durante el embarazo y cómo evitarlo

Paola Andrea CoserNutricionista

Las flatulencias o gases se forman normalmente en los intestinos a medida que el cuerpo digiere los alimentos, pero es frecuente que en el embarazo aumenten los problemas intestinales. Esto se produce debido a cambios hormonales (aumento de la progesterona) que relajan los músculos del aparato digestivo y presionan los intestinos, lo cual interfiere en la digestión de los alimentos, provocando retortijones, inflamación y gases en el vientre.  

La alimentación juega un papel importante: tanto la escasa cantidad de fibra en la dieta como el contenido abundante de la misma es capaz de desencadenar síntomas como la distensión abdominal, por lo tanto es necesario conocer qué alimentos se pueden consumir o descartar, así como la forma de prepararlos. 

Alimentos que producen gases en las embarazadas

Embarazada come uvas

1. Las legumbres (lentejas, alubias, garbanzos).

2. Las verduras (coliflor, brécol, repollo, cebolla, alcachofas, pepino, pimiento, habas, rábanos, nabos, espárragos, lechuga).

3. Frutas como naranja, pomelo, limón, albaricoques, ciruelas, uvas.

4. Cereales (pastas integrales, avena, salvado de trigo, salvado de avena).

5. Exceso de edulcorantes artificiales (manitol, xylitol y sorbitol), que se encuentran principalmente en los refrescos, chicles y caramelos sin azúcar.

6. Exceso de harinas, azúcares y consumir grandes cantidades de fibras en aquellas personas que no están acostumbradas.

7. Exceso de lácteos (leche y quesos).

Comer muy rápido, hablar en exceso mientras se come y masticar con la boca abierta  provoca la entrada del aire generando más gases. También beber líquidos directamente de una botella o con una pajita.

Consejos para reducir los gases en el embarazo

- En primer lugar probar tolerancia, no todos los alimentos que producen gases a una persona causan el mismo efecto en otras; puedes llevar un registro de comidas para detectar cuáles son esos alimentos que te producen más gases.

- Una vez que detectas esos alimentos, suprimirlos momentáneamente de la alimentación durante un tiempo, hasta que los síntomas mejoren, luego introducir los mismos paulatinamente y probar tolerancia.

- Si quieres consumir legumbres es recomendable romper el hervor mientras se cuecen (retirar del fuego o añadir agua fría), también puedes quitar la piel de las legumbres o comprar por ejemplo lentejas peladas.

- Las frutas como la piña, la papaya y el kiwi contienen enzimas (proteolíticas) que evitan la formación de gases; también puedes consumir la fruta sin piel.

- Consumir lácteos como el yogur que aportan prebióticos y ayudan a la formación de bacterias beneficiosas en el intestino, mejorando la digestión.

- Comer despacio y masticar muy bien los alimentos mejora la digestión.

- Consumir los líquidos después de las comidas.

- Tomar infusiones después de las comidas como manzanilla, tila, canela, menta o cardamomo y, si te gusta, puedes añadirle semillas de anís. 

- Realizar ejercicio físico: el movimiento ayuda a eliminar los gases, pero sin olvidar hacer una correcta respiración (inspirar por la nariz y expirar por la boca).