Cómo saber si nuestro hijo tiene tolerancia a la frustración

Señales que indican que el niño sabe manejar la frustración

Silvia Álava SordoPsicóloga

A los niños les cuesta aceptar que las cosas no siempre salen como uno quiere. Sin embargo, en la infancia se ha de aprender a manejar las emociones negativas que los cambios de planes o los errores cometidos pueden provocar.

Aprender a tolerar la frustración es básico en la infancia y será fundamental tanto para el desarrollo de la inteligencia emocional, como para no sufrir inútilmente. Silvia Álava, psicóloga infantil, nos explica cuando podemos considerar que nuestro hijo ya ha adquirido una buena tolerancia a la frustración.

7 signos que indican que el niño puede manejar la frustración

Cómo saber si el niño maneja la frustración

1. Cuando algo no le sale bien, no grita, patalea, llora o, al menos si lo hace, será por breve espacio de tiempo.

2. Si algo le ha salido mal alguna vez, no evita esa situación, vuelve a intentarlo.

3. Cuando se le manda algo que no quiere hacer, no monta una gran rabieta.

4. Cada vez protesta menos respecto a lo que no le gusta y sus quejas van disminuyendo.

5. Es capaz de escuchar con atención aunque no le interesen demasiado.

6. Si está jugando con niños más mayores, se esfuerza por estar a su nivel y no utiliza que es más pequeño para que le dejen ganar.

7. Es capaz de esperar, al menos un minuto a que acudas a su llamada.