Inglés para bebés: canciones, vídeos, cuentos y juguetes

Canciones, videos, cuentos y juguetes para enseñar inglés a los bebés

Celia GarabayaEducadora

La educación bilingüe es una labor complicada y que se alarga durante muchos años. Para motivar a los bebés y a los niños debemos apoyarnos en material adicional que pueda ayudarnos en el aprendizaje del idioma inglés para bebés: canciones, vídeos, cuentos y juguetes. No obstante, debemos tener en cuenta algo muy importante: de nada nos sirve el poner al bebé canciones o vídeos en inglés todo el día, si no estimulamos al bebé mientras escucha o ve el material.

¿Cómo usar el material para enseñar inglés a los bebés?

Inglés para bebés

Un bebé aprende el lenguaje por un método de relación, asociando las palabras que está escuchando con lo que está viendo en ese momento. Precisamente, ahí es donde reside la importancia de la gesticulación y la interpretación cuando se le habla o se le cuenta un cuento a un bebé. Cuántos más movimientos y gestos hagamos, más sencillo será para el bebé relacionar los significados de los sonidos que está escuchando. Además, estaremos motivando la atención del bebé, facilitando así su aprendizaje

Otro dato interesante a la hora de elegir el material de bebé para la educación bilingüe es que no debemos saturar al bebé con un gran número de canciones ni de vídeos, ya que no porque escuche muchas canciones va a aprender más. De hecho, lo mejor es tener una pequeña selección, que seguramente hará el propio bebé en función de sus gustos con sus reacciones al escuchar una canción u otra.

Tener un material limitado tiene su razón. El cerebro del bebé no funciona de igual forma que el de un adulto, en particular los sistemas de recompensa del cerebro de un niño de hasta 3 años se activan cuando el niño reconoce algo que ya ha visto o lo siente familiar. Por este motivo, es tan importante la repetición para el bebé, ya que al darle placer aumenta su atención en el ejercicio consiguiendo mejores resultados.

Saturar al bebé con mucho material es contraproducente. Da mejores resultados seleccionar una serie de canciones y vídeos, y trabajar con ellas durante mucho tiempo, sin olvidarnos de que son un mero complemento de la educación bilingüe.

Material para trabajar el inglés con los niños y bebés

Canciones infantiles en inglés. Están indicadas desde que el bebé nace, aunque no debemos pensar que sólo por escuchar las canciones 15 horas al día el bebé va a aprender solo. El bebé, al no poder relacionar los sonidos que escucha con la imagen (una foto de un coche cuando dicen "car"), nunca podrá descifrar los significados, por lo que su cerebro no le prestará la atención necesaria que despliega cuando está hablando una persona.

Por este motivo, es muy importante escenificar las canciones y remarcar las palabras clave para la etapa en la que está. Las canciones que sirven para realizar actividades son ideales para el aprendizaje de un segundo idioma ya que relacionan las actividades y todas las palabras de esta actividad.

Vídeos en inglés. Son una parte muy importante en el aprendizaje de un idioma, a partir del año de edad. En esta etapa, la atención del niño es muy baja y tiene que llamarle mucho la atención para que le haga caso más de 2 minutos seguidos. 

Debemos usar vídeos muy llamativos de corta duración y siempre de canciones. Nosotros mismos podemos escenificar la canción a la vez que el vídeo, remarcando las palabras clave que tenemos que trabajar en esta etapa concreta.

Cuentos en inglés. Puede ser un recurso muy motivador para el bebé. Al principio, le supondrá más trabajo prestar atención, pero si les hacemos participes en el cuento, conseguirás que preste toda su atención. Los cuentos deben ser muy cortos, es mejor contar 3 seguidos que no uno que dure 30 minutos.

Juguetes. Podemos encontrar gran variedad de juguetes diferenciados por edades que tienen la posibilidad de poner las voces en inglés. Son de gran ayuda, ya que suelen llamar mucho la atención del bebé o el niño, y cada vez es más fácil encontrarlos.