El miedo de los niños a probar alimentos nuevos

Causas y consecuencias de la neofobia alimentaria en la infancia

Sara TarrésPsicóloga Infantil

La neofobia es un miedo inconsciente y terrible a todo lo nuevo, un temor aparentemente sin lógica e injustificado que tiene una base ancestral adaptativa y protectora. Su forma más habitual de manifestarse se presenta en la alimentación cuando los niños pequeños se niegan a comer cualquier tipo de alimento que no hayan probado o visto antes.

Qué es la neofobia alimentaria en los niños

Bebé no quiere comer

La neofobia alimentaria hace referencia a la negativa persistente y reiterada a comer y/o evitar probar nuevos alimentos, especialmente todos aquellos que visualmente para los niños tienen mala pinta, siendo una de las causas más frecuentes de la inapetencia infantil.

Este comportamiento se da, generalmente, a partir del destete, momento en el que se incorporan nuevos sabores, texturas y colores a la alimentación del bebé. Dándose un incremento muy importante entre los 2 y 5 años.

Como en cualquier etapa del desarrollo, algunos niños son sumamente rígidos y se resisten a probar cualquier alimento que no les atraiga visualmente. Afortunadamente, la neofobia acostumbra a disminuir cuando el niño se acerca a los 6 años de edad. Para algunos, ese temor puede durar hasta la edad adulta, sobre todo para aquellos niños a los que no se les ha ofrecido una adecuada exposición a nuevos alimentos.

Causas de la neofobia alimentaria en la infancia

Según estudios recientes las causas de la neofobia sería básicamente dos: genéticas y ambientales. En el primer caso se ha visto que la neofobia alimentaria en los niños es altamente hereditaria. No obstante, también se considera que una cuarta parte de las causas serían atribuibles a factores del entorno. 

Para algunos investigadores la neofobia alimentaria se trataría  de 'un mecanismo de supervivencia' ya que la neofobia evitaría que los niños probasen alimentos venenosos. Sea como sea, que un niño se niegue a comer tiene consecuencias nutricionales y emocionales, no solo en el niño sino también en el entorno familiar.

Evidentemente, la neofobia alimentaria tiene consecuencias dietéticas para niño. Normalmente los principales grupos de alimentos que más rechazan los niños por culpa de este miedo son verduras y frutas. Sin embargo, no hay que preocuparse en exceso. Existen otros alimentos que pueden aportar al niño todas las vitaminas que no ingieren de verduras o frutas por este tipo de aversión.