La sequedad vaginal y su relación con la concepción

En qué afecta la sequedad de la vagina cuando queremos tener un bebé

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

A la hora de querer quedarnos embarazadas, son muchos los factores que pueden afectar a la concepción. Además de los días de ovulación, que suelen ser los más proclives para que se dé un embarazo, también la salud vaginal y genital de la mujer pueden tener que ver en este proceso de convertirnos en mamás. Por eso, la sequedad vaginal también puede tener que ver con la concepción. 

La sequedad vaginal y la concepción de un bebé

La sequedad vaginal y la concepción

La sequedad vaginal es un problema genital que afecta a muchas mujeres, y que se produce en el momento en el que la zona íntima no consigue lubricar o tener suficiente flujo de forma natural. Esto puede ser una molestia, ya que el flujo ayuda a prevenir enfermedades ginecológicas y también actúa como antibiótico natural para que no aparezcan infecciones

Además, el problema de la sequedad vaginal tiene que ver directamente con las relaciones sexuales. Cuando no se puede lubricar de forma natural, la sequedad puede hacer que el sexo sea doloroso. Entre los síntomas de sequedad vaginal están:

- Irritabilidad en la zona.

- Sensación de quemazón.

- Dolor en las relaciones sexuales.

- Aumentan las ganas de orinar.

La sequedad vaginal dificulta el coito por placer, pero también puede generar problemas a la hora de concebir. En el momento de la ovulación, es decir, cuando la mujer es más fértil, su flujo también aumenta y se hace más abundante y mucoso, lo que favorece que el sexo sea mejor y la concepción más probable. 

Cuando hay sequedad vaginal la concepción puede ser más dolorosa, y también puede haber dificultades, ya que el flujo es el que ayuda a que la vagina se mantenga hinchada -también en el momento del orgasmo-, ya que las terminaciones nerviosas en las relaciones sexuales que competen a los genitales se ponen a funcionar. Es necesario que los genitales estén a pleno rendimiento en cuanto a lubricación y comodidad. El flujo vaginal puede ayudar a que la mujer se quede embarazada porque favorece el sexo y la lubricación natural que produce, y la sequedad puede hacer no sólo que el sexo sea más doloroso e incómodo, sino que haya menos probabilidades de nula concepción satisfactoria.