La respiración en el embarazo

Cambios en el sistema respiratorio de la mujer embarazada

Uno de los sistemas que se ven alterados durante el embarazo es el respiratorio. Debido a los cambios anatómicos, mecánicos y hormonales, el intercambio de gases se altera, provocando una disminución de la capacidad pulmonar.

El útero se agranda haciendo que el diafragma se quede en posición espiratoria, es decir, que no descienda lo suficiente durante la inspiración y se vea elevado unos 4 cm. También aumenta unos 2 cm en los diámetros anteroposterior y transverso con un ensanchamiento de las costillas, por lo que la caja torácica aumenta de 5 a 7 cm. El centro respiratorio se modifica por la progesterona, provocando hiperventilación por el aumento de la capacidad inspiratoria de un 5-10 por ciento y fatiga por actividad

Beneficios de los ejercicios respiratorios en el embarazo

La respiración en el embarazo

La mujer embarazada debe realizar ejercicios respiratorios controlados para asegurar un buen intercambio de gases y así eliminar la acidosis que provoca dolor muscular a la madre y disminución del aporte de oxigeno al feto. Los ejercicios respiratorios aumentan la capacidad pulmonar, centran la atención durante el parto y consiguen que la madre se relaje durante las contracciones para poder focalizar mejor el esfuerzo durante los pujos. Los ejercicios respiratorios también consiguen aumentar la segregación de endorfinas, las hormonas de la felicidad, lo que conlleva un bienestar para la madre y un descenso de la ansiedad. 

Estos ejercicios se pueden realizar desde el primer momento y en cualquier posición. Los beneficios de la realización de los ejercicios respiratorios son:

1. El aumento de la ventilación alveolar para mantener un intercambio de gases adecuado.
2. La restitución del  diafragma a su función normal como principal músculo respiratorio.
3. El restablecimiento de la respiración bien coordinada y eficiente para disminuir el esfuerzo respiratorio.

¿Cuáles son los mejores ejercicios respiratorios en el embarazo?

Respiración abdominal. Primero, toma aire por la nariz y nota cómo se llenan sus pulmones, al tiempo que se hincha poco a poco tu abdomen. A continuación, suelta progresivamente el aire por la boca, mientras contraes los músculos del diafragma. Repetir unas 15 veces.

Respiración torácica. Se trata de llevar el aire a la parte baja de las costillas, intentando aumentar el diametro costal sin llevar el aire al abdomen. Para poder tener un mayor control de la focalización, es útil rodear las costillas con una cinta (cinturón del albornoz) cruzar los extremos y apretar un poco sobre las costillas sosteniendo los extremos con ambas manos. Esta presión nos dará la información de dónde se ha de llevar el aire. Este ejercicio se puede repetir unas 15 veces. 

Respiración "soplido". Inspiración nasal lenta dirigida al diafragma. Retenemos unos segundos el aire y lo expulsamos soplando lo suficientemente fuerte para tumbar la llama de la vela sin apagarla. Podemos ir aumentando la distancia entre la boca y la vela con el tiempo. Esta respiración aumenta la capacidad espiratoria lo que provocará una buena eliminación del CO2 y las tóxinas y una aportación rica en O2 en la siguente inspiración. Repetir 15 veces.

Consejos adicionales para controlar la respiración

Practicar yoga, Pilates, o ejercicios preparto, darán a la mujer un conocimiento de su cuerpo y de la respiración necesarios durante el embarazo y la preparará para afrontar un parto con tranquilidad y niveles bajos de ansiedad. 

Marián Zamora Saborit, fisioterapeuta

Marián Zamora Saborit
Fisioterapéuta. Técnico en Pilates
Psicomotricista en Educación Infantil
Colaboradora de GuiaInfantil.com 
Blog de Marián Zamora