Qué perjudica el deseo sexual tras el parto

Situaciones que impiden la normalidad de las relaciones sexuales tras dar a luz

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

Para muchas parejas, la llegada de un bebé supone toda una revolución en su relación. Más allá de las nuevas responsabilidades, del cambio evidente de la vida o incluso de la infraestructura que supone dar la bienvenida al nuevo miembro de la familia, el sexo también puede resentirse.

Ser padres es un cambio tan grande que el deseo sexual puede verse alterado tras el parto. En Guiainfantil.com descubrimos qué es exactamente lo que perjudica la libido tras dar a luz. 

Por qué falta el deseo sexual tras dar a luz  

El deseo sexual tras dar a luz

1. Cansancio. Tras el nacimiento del bebé, el cansancio se acentúa tanto en el padre como en la madre, algo que recae en la mujer que acaba de dar a luz de una manera más acusada. El esfuerzo del embarazo unido al episodio del parto puede conllevar un tiempo de agotamiento que hace que la vida sexual simplemente desaparezca tras el nacimiento del niño. Este cansancio se irá gestionando conforme avance el crecimiento del bebé y las gestiones de la casa y la crianza del niño vayan solventándose. 

2. Molestias. El parto es un proceso natural que no está exento de un esfuerzo muy alto que provoca muchas molestias una vez ha pasado el episodio. El posparto es una etapa difícil, ya que el cuerpo tiene que volver a su sitio después de haber albergado durante nueve meses a un bebé. Además, las molestias que ya se tienen de por sí tras dar a luz podrían verse aumentadas en el coito, y por eso el deseo baja, ya que se puede temer a relaciones sexuales dolorosas después del nacimiento del bebé. 

3. Estrés. El lógico estrés que supone la llegada de un bebé a la pareja puede conseguir que la madre además de estar agotada se sienta muchas veces presa de los nervios, lo que podría llegar a simbolizar una situación tan difícil que el sexo queda en un segundo plano. El estrés generado por el nacimiento del niño puede perjudicar el deseo sexual y la falta de libido, que irá subiendo conforme pase el tiempo tras el parto.

4. Complejos. Para muchas mujeres, el cambio físico que sufre el cuerpo en el posparto es una auténtica revolución. Aunque muchas lo aceptan como parte del proceso natural de ser madres, para muchas mujeres es muy difícil reconocerse en los evidentes cambios físicos del cuerpo tras un embarazo y el parto. Por eso, pueden aparecer complejos que antes no existían, dando lugar a miedos e inseguridades que rechazan el sexo durante las semanas posteriores al alumbramiento, porque no se sienten a gusto consigo mismas tras haber dado a luz.