Masaje para aliviar las molestias del embarazo

Uno de los cambios más sorprendentes en los humanos es el que ocurre en el cuerpo de la mujer embarazada. Solo la certeza de la concepción de un nuevo ser, desata indescriptibles sensaciones que van desde la tierna caricia en el vientre hasta la súper sensibilidad ante olores o texturas que antes no provocaban respuesta alguna. Pero maravillas aparte, lo cierto es que el cuerpo de la mujer queda sometido, en un plazo relativamente corto, a nueva presiones y tensiones que ponen a prueba su organismo todo y en particular su sistema osteo-muscular.

Las fases del embarazo

Masajes para la mujer embarazada

Durante las etapas del embarazo, el organismo se va adaptando al vientre que crece, y ese proceso puede causar molestias o dolores en el cuello, la espalda, la pelvis, las caderas y hasta en los pies. Para aliviarlos, muchas embarazadas han descubierto los beneficios del masaje prenatal, del que estudios avalados por la Universidad de Miami, Estados Unidos, aseguran que sus efectos positivos benefician también al bebé: si la futura mamá se relaja, igual de cómodo se sentirá la criatura que lleva en su vientre. Pero no es este un masaje que se pueda improvisar, requiere manos expertas y también condiciones adecuadas.

Entre ellas una adecuada postura -acostada de lado o sobre colchones especiales que permiten al vientre descansar sobre un espacio hueco- y el empleo de cremas y aceite sin olores que no irriten el exacerbado olfato de las mujeres embarazadas. Este masaje puede ser diario y extenderse desde 10 minutos hasta una hora. Debe realizarse lejos de ruidos, teléfonos, perros o cualquier elemento disociador. Acompañarlo de música suave, puede ayudar a conseguir un óptimo estado de relajación y nunca debe realizarse si la mujer siente algún tipo de dolor o malestar.

Es importante que sepas que este tipo de masaje, igual que los baños de inmersión en playas, piscinas o tinas, no son recomendables en el primer trimestre de gestación, y también que hay ciertas partes del cuerpo de una mujer embarazada que no deben estar sometidas a masajes o presiones directas, como la zona ubicada entre el hueso del tobillo y la planta del pie, pues esta área se relaciona con el útero y la vagina, y algunos expertos consideran que puede provocar un parto prematuro. También se debe evitar dar el masaje sobre piel irritada, venas varicosas inflamadas, o áreas infectadas.

Vídeo con ejercícios para fortalecer la espalda de la embarazada

Ejercicios para la embarazada

Rosa Mañas.