Qué cambia en la vida de los padres la llegada de un bebé

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Tener a mi hija ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida. A muchísimas madres, como yo, les habrá ocurrido lo mismo. Los hijos nos enseñan muchas más cosas que nosotros a ellos. Mi hija me educó en muchos sentidos, desde a tener que organizarme para conciliar familia, hogar y trabajo, hasta a ser mejor persona. Los hijos nos hacen más fuertes. De hecho, algunos estudios revelan que una cada tres mujeres consiguen cuidar a su bebé, sin la ayuda ni el apoyo de su pareja.

Lo que aporta los niños a la familia

Lo que cambia con la maternidad

La maternidad nos fortalece, nos convierte en súper-mamás y transforman nuestras vidas. ¿Qué enseñanzas nos traen los hijos?

- La llegada de un bebé aumenta el sentido de la responsabilidad y compromiso de la mujer.

- Los hijos aumentan la capacidad de sacrificio de la mujer. Las madres renuncian a muchas actividades para estar con su pequeño. Dejan de relacionarse con sus amigas, de salir por las noches a cenar o bailar, dejan de hacer algún viaje en los fines de semana, de ver la tele, leer, de practicar sus hobbies favoritos... para estar con su bebé.

- Hay un antes y un después de la maternidad. Con los hijos también llegan más gastos, con pañales, ropitas, alimentación... y muchos hábitos que tenían antes de ser mamá se quedan en un segundo plano, incluida la vida en pareja. En la mayoría de los casos, la llegada de los hijos mejora la vida en pareja.

- Las mujeres que se convierten en madres adaptan sus horarios a las necesidades de su bebé. Su tiempo libre disminuye, así como sus horas de sueño.

Aunque tengamos que renunciar a muchas cosas, sigo pensando que la maternidad nos hace fuertes, orgullosas y en la mayoría de las veces, te hace sentir completa y plena. El concepto de justicia se cambia, y todo el sacrificio se convierte en satisfacción cuando ves a tu bebé balbucear, sonreír, hablar o caminar por primera vez.

Además a mi, personalmente, ser madre me ayudó a ser mejor hija. La relación con mi madre es mucho más intensa e igualitaria, desde que mi hija nació.