¡Qué torpe y despistada me encuentro en el embarazo!

Me encanta seguir aprendiendo cosas sobre el embarazo..., y el otro día leí algo referente a un síntoma que puede afectarnos durante la gestación y que yo desconocía. No se trata de ninguna alteración física como náuseas, dolor de espalda, aumento barriga, etc., sino del síndrome de "cabeza de chorlito" ¿gracioso nombre, verdad?

Molestias durante el embarazo

Torpeza mental en el embarazo

Los cambios físicos y hormonales nos llevan en algunos casos a experimentar una mayor torpeza física, pero además parece que también podemos tener una mayor "torpeza mental" ¡lo que nos faltaba!

Visto desde fuera podría parecer que tuviéramos la cabeza en las nubes o que nos diera todo igual ¿Será que tenemos la mente únicamente puesta en nuestro bebé y no cabe ningún otro pensamiento que podamos recordar a corto plazo? Desde luego las prioridades pueden cambiar estando embarazada, puede ser normal que nuestro embarazo ocupe el primer puesto en la parrilla de salida de nuestro pensamiento, pero no creo que una mujer pueda descuidar sus tareas pendientes por el simple hecho de estar embarazada y que las hormonas nos hagan más sensibles. Por si acaso, lo mejor que no se entere nuestro jefe.

La torpeza durante el embarazo

Fuera de bromas, no se trata de que hayamos descendido unos cuantos peldaños en la escala evolutiva ni que hayamos perdido capacidad intelectual, lo que parece ocurrir es que por efecto de las hormonas nuestra memoria puede verse alterada, de manera que algunas embarazadas pueden volverse más despistadas, se olvidan más fácilmente de las cosas o tienen descuidos como dónde hemos aparcado el coche, el pago de un recibo urgente, etc. ¡menos mal, que se trata de un síntoma temporal! No sé si alguna de vosotras habréis experimentado este síndrome, pero lo mejor, desde luego, es lo combatamos de alguna manera para que nos podamos tener descuidos graves y suframos inconvenientes en nuestra vida cotidiana.

Para ello, tendremos que hacer el ejercicio de apuntar diariamente las tareas que tenemos que realizar al día, por medio de agendas, pos-it, o recordatorios electrónicos, pero si llega a preocuparnos, debemos hacer un mayor hincapié en no caer en olvido, de manera que empezaremos a realizar las cosas poniendo todos nuestros sentidos (no de manera automática), siendo conscientes en todo momento y asimismo también podemos entrenar nuestra memoria a través de juegos y actividades de entrenamiento como: sudokus, crucigramas y juegos para potenciar la memoria y habilidades intelectuales, a través de consolas u ordenador.

Patro Gabaldón