Los tacones: malos compañeros para las embarazadas

Sin duda alguna, unos centímetros a más en nuestra estatura es de agradecer. Con los tacones, tan de moda últimamente, nuestra postura gana un aire más elegante y coqueto, pongamos la ropa que pongamos, incluso cuando se está embarazada. Por lo menos hasta ahora la tripa, para muchas mujeres, no era un impedimento para seguir con los tacones. Un reciente estudio revela que el uso de zapatos con tacón durante el embarazo es un riesgo para su salud.

Por qué se deben evitar los tacones en el embarazo

Zapatos con tacones durante el embarazo

La investigación, realizada por la Sociedad de Pedicuros y Podólogos de Reino Unido, ha observado que el uso de zapatos con tacón durante el embarazo puede provocar, en muchos casos, inflamación de los tobillos e hinchazón general. También alteran la postura de la mujer, acortan los músculos de la pantorrilla y generan una mayor presión en rodillas y espalda. Los tacones representan una presión adicional en las articulaciones de la mujer. Además de provocar problemas en los pies, piernas y espalda, eso también podría favorecer a las caídas.

Los cambios hormonales y el aumento de peso durante el embarazo tienen un gran impacto en el organismo de la mujer. Durante el embarazo tanto los músculos como los ligamentos se ablandan y se estiran debido a un aumento de la hormona relaxina (la que producen los ovarios durante la gestación). Eso hace con que los pies estén más propensos a esguinces de tobillo o de ligamentos, día tras día. En el estudio participaron unas mil mujeres embarazadas.

Se observó que la mayoría de ellas no calzaban zapatos cómodos ni seguros, muy inadecuados para caminar. Un 32 por ciento de las mujeres usaban tacones altos, un 30 por ciento botas australianas planas (Ugg), un 66 por ciento sandalias de playas (playeras), y un 53 por ciento zapatillas de danza... Siete de cada diez mujeres admitieron haber sufridos problemas en los pies durante el embarazo. Un 37 por ciento sufrió inflamación en los tobillos, 45 por ciento presentó hinchazón general, y un 16 por ciento sintió dolor en el arco y en el talón.

Seguir las tendencias de la moda durante el embarazo es algo que se puede hacer de otra forma que no exija usar tacones. La Sociedad, responsable por el estudio, anima a las mujeres embarazadas a:

- Calzar zapatos amplios y firmes

- Calzar zapatos que tengan tacones como mucho de tres centímetros de altura, y que sean cómodos y ofrezcan apoyo

- Utilizar zapatos con tacones (aunque sean más bajos) sólo en ocasiones especiales o en las que no exijan que se esté mucho tiempo de pie.

- Hacer ejercícios físicos, gimnasia, yoga, pilates o hidrogimnasia. Comentarlo antes con el médico.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com