Cómo comer de forma segura durante el embarazo

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Evitar las infecciones bacterianas también forma parte de los cuidados que la mujer debe tener durante el embarazo. Infecciones como la toxoplasmosis, salmonelosis y listeriosis, pueden representar un peligro no solo para ella como al bebé que espera.

Las bacterias pueden causar daños al feto, interfiriendo en su desarrollo.

Como evitar bacterias durante el embarazo

Alimentación segura durante el embarazo

El Servicio Nacional de Salud (NHS), nos da algunos consejos para evitar las bacterias durante el embarazo:

1- Al cocinar huevos, no los consuma hasta que las claras y las yemas estén muy sólidos. Evita alimentos que contengan huevos crudos o poco cocidos, tales como mayonesa, salsas y algunos postres;

2- Al consumir carne, asegúrate que esté bien cocida. Asegúrate que tanto la carne roja (incluidas las que se usan en hamburguesas) como la carne blanca (pollo y pavo) no presenten rastros de sangre. Deben estar en su punto.

3- Debes lavarte bien las manos, utensilios y superficies de trabajo después de manipular carne cruda. Puede dejar rastros de bacterias que pueden causar intoxicación alimentaria.

4- Lave muy bien las frutas, verduras, las hortalizas, para eliminar cualquier resquicio de tierra.

5- Comidas muy calientes como es el caso de las sopas, caldos, etc., deben estar muy calientes, principalmente si llevan aves de corral.

Aparte de estos consejos, también es importante que consideres otras recomendaciones sobre los alimentos que no deben ser consumidos durante el embarazo como medida de seguridad:

1- Evite comer quesos blandos madurados con moho, como es el caso del queso brie y camembert, queso azul o danés azul. Es aconsejable que comas quesos duros (cheddar, parmesano...) y quesos para untar (requesón, mozzarella y queso fundido).

2- Evite comer cualquier tipo de paté, incluyendo el paté vegetal, ya que puede contener listeria.

3- Evite comer cualquier producto que contenga hígado.

4- No coma más de dos raciones de pescado graso (caballa, trucha, atún...) a la semana o más de cuatro latas de atún. Evite comer también pez espada o tiburón. Los altos niveles de mercurio puede dañar el desarrollo del sistema nervioso del bebé.

5- Evite comer mariscos crudos. Pueden ser una gran fuente de virus y bacterias que pueden causar intoxicación alimentaria.

6- Evite comer muchas frutas y hortalizas. Sólo unas cinco porciones al día.

7- Evite comer alimentos con almidón, en demasía. Prefiera los alimentos integrales.

8- No ingerir mucha leche entera. Elije la leche semidesnatada o desnatada e yogures con poca grasa.

9- La vitamina D y el hierro proporcionan huesos fuertes y vitalidad a la mujer y al bebé. Cuida para que tu alimentación reciba un suplemento de estas vitaminas.

10- Evite el sedentarismo. Debes permanecer activa y moverse.