Dieta recomendada para niños con hipotiroidismo

Alimentos recomendados y desaconsejados para niños con problemas de tiroides

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

El hipotiroidismo (glándula tiroides produciendo menos hormonas de las necesarias) es un problema endocrinólogo bastante común que puede aparecer tanto en la infancia, generalmente al nacimiento, como más adelante, en la adolescencia e incluso en la edad adulta. ¿Qué alimentación deben llevar los niños con hipotiroidismo?

Hipotiroidismo en la infancia 

dieta para niños con tiroides

La glándula tiroides es una glándula pequeña con forma de mariposa que se encuentra en la base del cuello. Esta glándula fabrica y almacena hormonas tiroideas, y las libera al torrente sanguíneo cuando recibe la señal apropiada de la glándula pituitaria, una glándula situada en la base del cerebro.

El principal problema de un mal funcionamiento de esta glándula se encuentra en la estrecha relación que existe entre las hormonas que se producen y la salud del niño en general, incluyendo desde su crecimiento y desarrollo hasta su ritmo cardiaco, pasando por la efectividad del sistema metabólico (la capacidad del cuerpo para utilizar las calorías consumidas destinándolas tanto para el funcionamiento de los órganos o para realizar ejercicio físico, como para el mantenimiento de la temperatura corporal).

Dieta para niños con hipotiroidismo

En la dieta del niño con hipotiroidismo es conveniente controlar, que no necesariamente restringir, el consumo de ciertos alimentos:

- Alimentos con gluten: la intolerancia al gluten en ocasiones esta ligada al hipotiroidismo y ambas aparecen a la par.

- Soja y derivados.

- Crucíferas: brócoli, coliflor, repollo…

- Frutas como melocotón, pera y fresa.

- Además, el calcio y el hierro pueden interferir con la medicación que reciba el niño, por lo que conviene no tomarla con las comidas, o espaciarla unas 2-3h del consumo de alimentos ricos en estos minerales.

En cuanto a los nutrientes que no deben faltar:

- Yodo. Es imprescindible para fabricar las hormonas tiroideas. Aunque su deficiencia aumenta el riesgo de hipotiroidismo, es poco común en los países desarrollados, ya que el aporte de yodo a través de la dieta suele ser más que suficiente. El yodo puede encontrarse, además de en la sal de mesa (yodada), en pescados y mariscos, productos lácteo y huevos.

- Selenio. Ayuda al cuerpo a activar las hormonas tiroideas para que puedan utilizarse. Además, al ser antioxidante, protege a la glándula tiroides frente a los radicales libres. Los pescados azules, como el atún o las sardinas, los huevos y las leguminosas aportan cantidades suficientes de selenio para cubrir las necesidades diarias.

- Zinc. Como el selenio, el zinc ayuda a la a activación las hormonas tiroideas, además de participar en la regulación de las señales de la glándula pituitaria que propician la liberación de hormonas al torrente sanguíneo. La deficiencia de zinc es tremendamente rara en los países desarrollados ya que, en general, alimentos ricos en zinc, como los pescados y mariscos, las carnes rojas y el pollo suelen estar presentes en la dieta infantil.

- No suele ser necesario suplementar la dieta del niño, por lo que cualquier suplemento mineral debe suministrarse únicamente bajo supervisión pediátrica. Adicionalmente, el selenio puede resultar tóxico si se consume en exceso.