Ser madre, ¿hasta cuando esperar?

La edad a la que las mujeres decidimos tener a nuestro primer hijo está aumentando cada año. Al deseo de ser madre, muchas veces anteponemos nuestra estabilidad económica, emocional, familiar, laboral... Y es que son tantas cosas en las que debemos pensar a la hora decidir que ha llegado el momento de ser madre, que nos olvidamos de lo más importante, de la fertilidad

¿Has pensado alguna vez hasta cuándo puedes aplazar la decisión de ser madre? La edad de la mujer es un factor determinante en la fertilidad. Diversos estudios estiman que una de cada diez mujeres muestra una reserva ovárica menor a partir de los 32 años, por lo que se reducen las probabilidades de gestación. Mientras que la edad no influye tanto en el varón, puesto que la producción de espermatozoides está en constante regeneración, en el caso de la mujer ocurre todo lo contrario.

Pruebas para saber hasta cuando puedes tener hijos

Madre con bebé

La pérdida de óvulos es un proceso unido a la edad e irreversible, ya que las mujeres nacemos con una cantidad de óvulos que irá disminuyendo rápidamente con el paso del tiempo y que no podemos frenar. Al nacer, la mujer cuenta con aproximadamente un millón de ovocitos y este número va disminuyendo durante la niñez, hasta reducirse a unos 400.000 cuando tiene su primera menstruación y a 200.000 alrededor de los 30 años.

¿Cómo podemos conocer nuestra reserva ovárica para ser madre antes de alcanzar el tiempo límite? En las revisiones ginecológicas rutinarias de la mujer se ha incluído un nuevo concepto sobre todo a partir de determinadas edades. Igual que se realiza una citología, una ecografía o una valoración mamaria, también se pueden incluir pruebas para detectar la cantidad de óvulos disponible que le quedan a la mujer para ser madre, tanto si se tienen problemas de fertilidad como si sólo quiere tener información acerca de las posibilidades reproductivas en un momento determinado.

Para conocer la reserva ovárica, es fundamental conocer el estado de los óvulos analizando la capacidad funcional de los ovarios, así como el número y la calidad de los ovocitos. Actualmente, se pueden averiguar de manera sencilla y rápida a través del recuento de folículos antrales (RFA) y del análisis de la hormona antimülleriana (AMH), dos marcadores complementarios que ofrecen información precisa sobre las expectativas reproductivas. 

El recuento de folículos antrales se realiza de manera muy fácil, a través de una simple ecografía ginecológica vaginal que se incluye habitualmente en las revisiones rutinarias. Si se computa alrededor de 5 a 10 folículos en cada ovario se puede considerar que se tiene una reserva óptima. El análisis de la hormona antimülleriana proporciona información no sólo de la cantidad de folículos ováricos, sino también de la calidad ovocitaria. Dicha hormona es producida por los folículos de pequeño tamaño en los ovarios , siendo un indicador proporcional del número óvulos disponibles que presenta la mujer a cada edad.

Conocer la reserva ovárica de la mujer a edades avanzadas es muy importante, ya que a mayor edad, menor cantidad de óvulos y de peor calidad. Este recuento influye en la disminución de la fertilidad, además de que aumenta las posibilidades de problemas en el embarazo

Marisol Nuevo. Guiainfantil.com

Fuente consultada:
Clínica Ginefiv. 
Dra. Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología en la Clínica Ginefiv.