Hay palabras que duelen más que una herida en los niños

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

La infancia de nuestros hijos solo ocurre una vez, cada momento de su vida es único e irrepetible. Cada risa, cada abrazo, beso, cada comida, cuento, juego o cualquier momento compartido con ellos es una huella que se queda en su vida.

Si tuviéramos eso siempre presente en nuestra mente, a lo mejor podríamos ser mejores padres para ellos. Y los padres que no miden sus palabras hacia sus hijos pensarían dos o más veces antes de decir algo a ellos, especialmente en los momentos de enojo, de enfado, de disgusto o cansancio. No etiquetemos a nuestros hijos con palabras tan groseras como: 'Eres tonto', 'malo', 'estúpido', 'torpe', 'cobarde', etc. Recuerda que el maltrato verbal también es violencia a los niños.

Cuidado con lo que se dice a los niños

Madre regaña a niño

Cuando llevas a tu hijo al parque, a la playa, a la piscina, restaurantes o a algún otro lugar público, sueles aprender mucho de los demás padres, de lo bueno o de lo malo. Una de las cosas que más me llaman la atención es lo que dice algunos padres a sus hijos cuando las acciones de estos no corresponden con lo esperado por los padres. Hay frases que sería mejor evitarlas, más que nada para que no afecten a la autoestima de los pequeños:

Frases que causan dolor en los niños

1- ‘Eres insoportable’. ‘Eres un fastidio’. ‘Sólo me das disgustos’. El niño puede tomárselo como propia esta opinión de sus padres y puede sentir que no aporta nada de bueno en la vida de sus padres y que sólo es un problema en sus vidas.

2- ‘Que no llores’. ‘Eres un llorón’. Si el niño llora será por algo y no porque sea un llorón. No reprimas las emociones de tus hijos, lo mejor es escucharles e atenderles, para que él aprenda a expresar sus sentimientos con palabras y no siempre con llantos.

3- ‘Ya verás cuando se lo cuente a papá’, ‘Si no te portas bien...’ Esas frases, además de representar una amenaza, deja como villano a uno de los padres. No impone el respeto de los niños hacia sus padres y sí mucho miedo de ellos.

4- ‘Eres un burro’, 'eres un tonto‘, Nunca haces nada bien’, ‘¿Por qué no eres como tu hermana’? Hay niños que les cuestan hacer las cosas más que a otros, pero eso no debe ser una carga para ellos. Comparar a los hijos con otros niños, despreciarles, humillarles o insultarles, les quitará las ganas de hacer cualquier cosa y llevarlos a la depresión.

5- ‘Eres un mentiroso’, ‘No me fío de ti’. Esas frases hacen con los niños se sientan inseguros y miedosos. Los niños sienten que no merecen la confianza de sus padres.

6- ‘Déjame en paz’, ‘No me molestes’, ‘Deja de tonterías’, 'Eres un estúpido'.. Si estás ocupado, lo mejor es explicarlo a su hijo que no acabarás lo que estás haciendo y que ya le prestarás atención.

Antes de decir cualquier cosa a sus hijos, aunque te encuentres en un momento de rabia, de enfado o de disgusto, lo mejor es que respires hondo, cuente hasta 10 o 100 si es necesario, y luego te preguntes si es realmente necesario decirles algo en este momento. Tus palabras tienen mucho poder sobre tus hijos, no te olvides.