Así son los últimos días de embarazo

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

El embarazo es un proceso que dura 40 semanas. Son tres trimestres a lo largo de los cuales hemos de adaptarnos a todos los cambios que se están produciendo, tanto físicos como emocionales. Nos realizarán analíticas y pruebas, leeremos todo lo que cae en nuestras manos sobre el desarrollo del bebé, adaptaremos nuestra alimentación para que sea más sana y completa que en otras ocasiones, cambiaremos de forma de vestir y, según dicen los expertos, hasta nuestro cerebro se reducirá un 7% durante este período.

¡Cuántos cambios a lo largo de 9 meses y medio! Sin embargo, los últimos días del embarazo merecen una mención aparte y es que el parto está cerca y son días que se viven con mucha intensidad.

Qué ocurre en los últimos días antes del parto

Últimos días de embarazo

Según mi experiencia, estas son las sensaciones y vivencias de una mujer a punto de tener a su bebé entre sus brazos:

- Por un lado, te invade una ola de frenesí y quieres tener todo listo, relimpio y preparado para cuando llegue el bebé. A esto se le conoce como 'preparar el nido'. Yo he llegado a limpiar las paredes subida a una escalera en mi afán por tenerlo todo impoluto (sí, sí, lo sé... pero echemos la culpa a los nervios, que no estoy tan loca)

- Los últimos días no hay quien duerma. Todo el mundo te recomienda descansar y coger fuerzas para afrontar los primeros días del bebé, sin embargo, el volumen de la barriga y la falta de espacio no te permiten dormir como te gustaría. 

- Te sientes pesada, lenta y torpe. La tripa pesa tanto al final, y la mía siempre ha sido tan grande, que me recuerdo andando en algunas ocasiones sujetándomela con ambas manos. No eres capaz de andar rápido, los huesos del publs molestan y la torpeza alcanza cotas insospechadas.

- La ansiedad y ganas de que llegue el fin del embarazo pueden hacer que estés más irascible y enfadada o incluso lacrimógena y muy emocional. Si además vives el final del embarazo en pleno verano (como me ha pasado a mi) el enfado puede ser memorable. Todo te molesta y las emociones están a flor de piel.

- Las ganas de orinar son constantes. La presión que ejerce el bebé sobre la vejiga hace que sientas la necesidad de hacer visitas constantes al servicio.

- Hinchazón. Afortunadamente me he librado de estar muy hinchada en mis embarazos pero tengo amigas a las que en la recta final del embarazo, sus tobillos, manos y labios parecían que los habían hinchado como un globo.

No hay manera de saber qué día, a qué hora y en qué momento se desencadenará el parto, pero todas estas incomodidades del final del embarazo tocarán a su fin un buen día... o noche en el que comenzarán las contracciones. ¡El bebé está a punto de nacer!