Qué ocurre con la barriga tras el parto

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Recuperar la figura tras el parto es uno de los temas que más nos preocupan a las mujeres. ¿Volveré a tener la misma cintura?, ¿perderé los kilos que he ganado?, son preguntas habituales en las mujeres embarazadas.

En la televisión y las revistas vemos como las mamás famosas recuperan su forma física en tiempo record, y esto nos puede llevar pensar que a nosotras nos pasará lo mismo y deprimirnos porque nuestro cuerpo no reacciona como el de ellas.

Cómo recuperar la figura tras el embarazo

La tripa después del embarazo

Tras dar a luz a mi primer hijo me sorprendió muchísimo cómo quedó mi barriga. Tras el parto y una vez pasada la anestesia todo había quedado como un globo desinflado, y el aspecto era como una barriga en su cuarto mes de embarazo pero más blanda y bailona. Era un trozo de carne un poco incontrolable y pesada que se movía a un lado y al otro. Me resultó desagradable verme así. Además, el ombligo se veía enorme, como una bola en el medio de la barriga. Afortunadamente no me habían salido estrías.

No es que pensara que iba a tener la misma figura una vez diera a luz, pero jamás pensé que quedaría aquel volumen y aquella piel que colgaba de forma bastante antiestética. Tuve que usar mi ropa de embarazada al menos durante un tiempo y me costó prácticamente un año recuperar la forma física. Os parecerá mucho tiempo, pero la verdad es que había engordado demasiado y no fue fácil perder todo el exceso de grasa acumulada.

Tras la depresión inicial por verme con esas formas tan extrañas me puse manos a la obra. Estos fueron mis trucos, espero que os ayuden:

- Consulté a la matrona y ella me ayudó a entender que no había milagros en esto. El embarazo es un proceso que dura 40 semanas, por lo tanto el cuerpo necesita al menos ese tiempo para recuperarse. Mejor no fijarse en las mamás famosas, ellas disponen de un monedero muy abultado para solucionar este tema de forma rápida y eficaz.

- Dar el pecho al bebé me ayudó a ir perdiendo poco a poco la grasa que había ido acumulando.

- Esperé el tiempo recomendado para comenzar a ponerme en forma. Comencé dando largas caminatas a buen paso con el bebé. Al menos caminaba una hora al día. Y, pasadas 3 semanas del parto comencé a hacer pequeños ejercicios de gimnasia en casa. A los dos meses me apunté al gimnasio e intentaba hacer al menos una hora seguida de ejercicio aeróbico.

- En cuanto a la alimentación, intenté tomar mucha fibra y verduras, bebía mucho líquido e intenté no picar entre horas (algo que había hecho con asiduidad en mi embarazo.

Tardé en ver resultados, quise tirar la toalla y dejar el gimnasio y volver a tomar bollos y chocolate de forma compulsiva, pero aguanté y le eché fuerza de voluntad. Con constancia y trabajo, conseguí quitarme de encima los muchos kilos que había cogido. Terminé pesando 3 kilos más que al principio y nunca pude quitármelos, pero tampoco me venían mal.