Comer sin cuentos. Entrevista con Ángel Peralbo Fernández

Cómo mejorar los hábitos alimentares de los niños

Ángel Peralbo Fernández es licenciado en Psicología y especialista en Psicología Clínica y Salud Mental. Es miembro del equipo Álava Reyes Consultores, donde ejercita la Psicología Clínica en el ámbito privado. Junto a un equipo de experimentados profesionales de la psicología, él firma el libro Cuentos para comer sin cuentos. El objetivo de este manual es orientar a los padres para enseñar buenos hábitos alimenticios a los niños y acabar con la pesadilla a la hora de comer.

Un cuento para cada problema de alimentación de los niños

¿En qué o quiénes os habéis inspirado para escribir los cuentos?
Por un lado, el libro aborda la problemática que rodea al hábito de la alimentación. Existe un momento en la inmensa mayoría de las intervenciones con las familias de niños pequeños en el que el niño empieza a manipular, llamar la atención, tener problemas de conducta, o a tener los problemas propios que se dan con la comida, del tipo de los niños inapetentes, o los muy selectivos, o los niños obesos, etc.

Ángel Peralbo Fernández

Por otro lado, los problemas relacionados con la alimentación en la población general y en particular, en los niños, en los que aún tenemos la responsabilidad y la oportunidad de intervenir, nos indujo a dedicarle al asunto, toda la experiencia clínica y toda la capacidad de síntesis que ofrece una obra impresa dirigida a todas las madres y padres, no sólo al ámbito de intervención clínica. La inspiración ha surgido tras la selección de las problemáticas que han sido más significativas y sobre las que los padres han realizado mayor número de consultas y que, por la experiencia nuestra, resultan de mayor importancia terapéutica. Así surgió la tortuga Missi con su lentitud extrema, o el pollito Pablo que era un poco desastre, o Poti que tenía grandes dificultades para ponerse en marcha por las mañanas.

¿El libro está orientado a padres de niños de qué edad? ¿Existe alguna edad límite para enseñar a los niños para que coman bien?
Existe un período evolutivo llamado crítico, que dura hasta aproximadamente los seis años, y en el que se produce una mayor plasticidad en el cerebro, es decir, la mayor proporción de aprendizaje en el menor tiempo de vida, lo que conlleva el mejor momento para establecer unos buenos hábitos, de la alimentación, pero también del sueño, de la higiene, etc. Es cuando se sientan las bases de un buen aprendizaje en diferentes facetas básicas humanas. Por supuesto que se siguen aprendiendo multitud de cuestiones durante el resto de la vida, y que exista un momento propicio para algunas no lo restringe a esos momentos. Hay adultos que han aprendido a comer determinados alimentos básicos ya de mayores. Independientemente de la edad de un niño, siempre será importante evaluar cómo come y qué es lo que come, además de los problemas que se puedan estar presentando en ese momento, y a partir de ahí establecer un programa adaptado a los problemas y a su edad y madurez y ponerse en marcha. Cualquier momento es bueno para intervenir, corregir, mejorar, pero que, sin duda, cuanto antes se intervenga mayores serán las probabilidades de éxito y menor la cantidad de esfuerzo empleado en conseguirlo.

El libro ofrece pautas pedagógicas para que los padres consigan una correcta alimentación a sus hijos. ¿Podría ser algo así como la super-nani de la buena conducta alimenticia?
No solamente de la buena conducta alimenticia sino de otros muchos hábitos como higiene personal, orden y horarios, y otras áreas importantes como los problemas de conducta en general, las rabietas, la comunicación y el afecto, etc. Se puede considerar una guía completa para que los padres consigan con eficacia que sus hijos se alimenten correctamente, que coman la variedad de alimentos suficiente para disponer de los nutrientes y vitaminas necesarias, que no abusen de alimentos que aún siendo muy atractivos para ellos, contienen cantidades desproporcionadas de grasas y sustancias en general poco beneficiosas para ellos, que sepan comer adecuadamente según las costumbres establecidas en su entorno, en el tiempo adecuado, etc. El libro ofrece pautas pedagógicas tanto para solucionar los posibles problemas que puedan presentar sus hijos respecto a la alimentación, como para hacerlo bien desde el principio y tener un aprendizaje adecuado del hábito en cuestión.

Preparar la comida en familia

¿Qué sería lo primero que diría a los padres que utilizan técnicas de las más variadas (y algunas realmente increíbles) para hacer comer a sus hijos?
Que reflexionen sobre lo que ocurre a corto plazo frente a lo que pueda ocurrir a largo plazo. A corto plazo, lo que están consiguiendo es salir de esas situaciones difíciles en las que se ven inmersos cuando llega la hora de comer, merendar o cenar, cuando sus hijos se niegan a abrir la boca, o no consienten probar de ninguna de las maneras posibles aquellos alimentos que no les gusta, o que no paran quietos a la hora de comer o que no paran de comer a todas horas. Mal que bien cada día de suplicio pueden acabar con la sensación de que lo han superado. Pero a largo plazo, lo que están consiguiendo sin ser plenamente conscientes de ello, es a que esos pequeños y supuestos logros sean bajo condiciones indispensables como que coman sólo si la televisión está puesta, o que los niños decidan lo que comen en mayor o menor cantidad, o que coman en cualquier lugar y en cualquier posición y sean los padres los que los persigan para que se lo coman. El problema, si están ocurriendo situaciones como éstas o parecidas, y siguen sucediendo con el paso del tiempo, es que el hábito no se está instaurando de manera correcta y con el tiempo los problemas irán en aumento no llegando el niño a interiorizar la forma adecuada de auto cuidarse y alimentarse convenientemente. Hay una forma de hacerlo bien y salir de las situaciones difíciles, y así es como se lo exponemos en los cuentos y en las pautas, con el fin de que lo que vayan consiguiendo ahora, sirva para mañana y para siempre, y fomente la autonomía del niño, que le será indispensable cuando sea mayor.

Qué pueden hacer los padres para prevenir trastornos tan temidos como la anorexia, bulimia...
Pensar en que el buen hábito es para siempre, por lo que todo el esfuerzo realizado para que se establezca bien cuando sus hijos son pequeños, tendrá sus frutos también cuando sean adolescentes con lo que les estarán preparando con vistas al futuro. Establecer unos límites claros y eficaces pero dentro de un clima afectivo donde se sientan seguros. Ayudarles a identificar y controlar bien sus emociones y evitar que la alimentación interfiera en ello. Crear una buena comunicación desde bien temprano. Para ello el momento de las comidas resulta una oportunidad excelente para hacer de ello algo agradable y positivo y huir de la sensación de tener que vivir la comida como algo problemático. Conseguir que los niños crezcan sintiéndose bien por infinidad de cosas que en mayor o menor proporción cada uno, como ser humano, manifiesta, pero en ningún caso, por su apariencia física, delgadez o rasgos físicos que aún siendo elementos diferenciadores no son relevantes para el valor de una persona.

¿Hay niños que tienen más propensión a la anorexia que otros? ¿Cuál es el perfil de un niño que puede convertirse en un serio candidato a la anorexia? Gracias al estudio de las características de los jóvenes que padecen estos trastornos alimentarios, hay una serie de ellas que suelen darse con mucha frecuencia hasta el punto de considerarse favorecedoras y que juntas podrían definir un cierto perfil. Niños con dificultades para expresar sus emociones y para controlarlas de manera adecuada; Niños con tendencia al exceso de perfección y que muestran mucha competitividad y a la vez dificultades para asumir sus carencias y las críticas de los demás; Niños poco habilidosos para enfrentarse a cuestiones de tipo social; Niños con escasa auto valía y que además la buscan a través de conductas extremas y a través de cierta aceptación de los demás; Niños que aprenden que a través de la comida pueden bien temprano empezar a manipular a los que los rodean, o a captar la atención de los demás, o a regular sus emociones, o a regular su bienestar inmediato.

¿Qué hacer para que los niños valoren y respeten la comida y no la vean como a un castigo?
Estará bien, en primer lugar que conozcan realmente el valor de lo que comen, de dónde viene, cómo se elabora y que ellos mismos se involucren en la preparación de los platos; también es importante que sepan por qué han de comer alimentos que contienen determinados nutrientes y vitaminas y lo importante que es para que se sientan bien y puedan realizar deporte y encontrarse sanos; han de ver que se les tiene en cuenta según sus gustos y preferencias pero que a la vez, los padres como adultos saben decidir la proporción y los alimentos que han de tomar, aunque suponga que algunos que no les gustan deban tomarlos; por otro lado, ha de ver valorado el esfuerzo que se sabe que han de hacer a la hora de tomar alimentos que no les gustan, o a la hora de estar con la compostura adecuada, que a niños muy movidos, por ejemplo, sabemos que les cuesta mantener con facilidad; por último, hay que huir de que la comida suponga un tiempo de problemas y, por el contrario, es necesario que les proporcione un rato tranquilo donde puedan ver a unos padres seguros, tranquilos y aportándoles todo lo necesario para crecer sanos y felices. A un niño que come de manera muy selectiva, tendremos que proporcionarle los alimentos en orden y proporción adecuada a la dificultad que supone para él; es decir, primero le pediremos que se tome los alimentos nuevos o menos apetitosos para él y además lo haremos en pequeñas cantidades para no saturarle, para después ponerle lo que más le gusta y así, conseguir un adecuado manejo de su nivel de motivación.

Bebé comiendo papillas

¿Existe alguna relación entre el no querer comer o querer comer en exceso, y el estado emocional de un niño?
El estado emocional de una persona corresponde al conjunto de respuestas que identifican cómo se siente más allá de lo que puede expresar con palabras y que directamente está relacionado con el sistema nervioso autónomo en contraposición con el sistema nervioso central que se encarga de las respuestas más racionales y preparadas. Las emociones reflejan en gran parte las respuestas automáticas e innatas y tienen una importancia vital en los mecanismos de respuestas rápidas y defensivas que proporcionan estados de seguridad para la persona. Los niños abastecen sus necesidades básicas a través de hábitos como la alimentación, el sueño, el contacto con sus padres, etc. Cualquier alteración en éstos provoca una influencia en su estado emocional. Los problemas con la comida, tanto por defecto como por exceso, alteran la normalidad del estado del niño llegando a controlarse éste a través de conductas que, aún no siendo las adecuadas, consiguen que el niño se auto regule por aprendizaje de las mismas, y así, se observa como, por ejemplo, el niño obeso en muchas ocasiones aprende a disminuir su ansiedad comiendo, por lo que la comida adquiere un peso nunca mejor dicho, en su regulación y será una forma aprendida de calmarse cuando se sienta ansioso o alterado.

La obesidad es hoy uno de los grandes problemas de la infancia. ¿Dónde cree que reside la solución del problema?
En primer lugar es necesario crear una conciencia clara sobre todo en los padres, de que es una problemática principalmente aprendida con unas consecuencias nefastas conforme se hacen mayores los niños y que las claves principales de la solución están en las edades tempranas que es cuando los niños tienen más capacidad de aprender y lo hacen con más facilidad y mayor rapidez. Y aquí está la clave, porque igual pueden aprender bien que mal, por lo que a los padres les permite prevenir durante esta etapa malos hábitos con la comida, que a todas luces se ha demostrado que conducen al aumento de la probabilidad de padecer en un futuro problemas relacionados con el sobrepeso y ciertas enfermedades relacionadas con éste, como los trastornos cardiovasculares que resultan ser la primera causa de fallecimiento desde hace un siglo. Sin duda, otra clave tiene que ver con lo importante que es una adecuada alimentación a base de productos variados y completos que aporten los nutrientes y vitaminas necesarios, sin exceso de grasas ni otros componentes que no resultan beneficiosos para el organismo. No abusar de la comida rápida, que ya ocupa una parte importante de la dieta cotidiana y supone una pérdida de la tranquilidad que tendría que suponer el acto de comer, además de los problemas relacionados con las sustancias que contienen en la línea de lo dicho anteriormente.

Un libro para enseñar a comer a los niños

¿Qué consecuencias llevará a la vida adulta, un niño que no se alimenta bien en su infancia? 
Aumenta la probabilidad de que de mayor presente trastornos de tipo alimentario; por un lado problemas que pueda padecer en la adolescencia que es cuando son más inestables emocionalmente, menos permeables a las indicaciones de los adultos y tienden a extremar muchas de sus conductas, con lo que pueden reducir su ingesta considerablemente o, por el contrario, descontrolarse y comer en exceso. Por otro lado, cuando sean adultos, en cierta forma, seguirán actuando según sus aprendizajes tempranos y por lo tanto, sus malos hábitos continuarán persistiendo muy probablemente; y además podrán presentarse problemas y enfermedades que según las investigaciones recientes y ya no tan recientes, tienen algunos de sus principales factores de riesgo en una mala alimentación en la infancia y que culminan con una de las principales del siglo XX y XXI, las enfermedades cardiovasculares.

Parece bastante evidente que existe unidad de criterios entre los especialistas que están de acuerdo en que la infancia ofrece la oportunidad de la prevención, para si no garantizar, asegurar en gran medida una calidad adecuada en la edad adulta en lo que a enfermedades relacionadas con la alimentación se refiere.

Cuentos para comer sin cuentos
Este libro fue escrito por un equipo de especialistas formado por Ángel Peralbo, Silvia Álava, Mila Cahue, y Cristina Palmer, dirigido por la psicólogo María Jesús Álava. La ilustración es de Jordi Corbella. Ed. La esfera de los libros. Su lectura es beneficiosa para todos. A través de cuentos educativos los padres pueden mejorar los hábitos alimentares de sus hijos.

  • Alimentación del niño preescolar
    Alimentación del niño preescolar

    En la edad preescolar, la que corresponde al periodo de 3 a 6 años, la alimentación infantil es muy importante para el correcto desarrollo del niño en todos los ámbitos.

  • Alimentación infantil
    Alimentación infantil

    Consejos para mejorar la alimentación de nuestros hijos. La alimentación correcta para cada edad. Las primeras papillas de frutas y de carne. Trucos para los niños que no quieren comer. Lactancia materna.

  • Lo más importante a la hora de alimentar al bebé con biberón
    Lo más importante a la hora de alimentar al bebé con biberón

    En ocasiones, la recién mamá decide no alimentar a su hijo con leche materna, bien por motivos personales o bien por causas médicas. En este caso, tenemos que saber el equipo que necesitaremos y su cuidado, así como la correcta preparación de un biberón.

1 comentarios

Avatar

  • maría Evangelina Burgalat
    maría Evangelina Burgalat

    27/04/2014 20:33

    Excelente idea; una gran dedicación y la alegría de pode ayudar a mamás y abuelas, como yo.....
    Tengo el gran placer y la tranquilidad de seguir sus consejos...gracias!

    Valorar
    Responder

Página: 1 de 1 (1 Elementos)

Especial

Libros / Música / DVD

  • Cocina vegetariana. Sana, fácil y deliciosa

    Cocina vegetariana. Sana, fácil y deliciosa

    ¿Ha visto alguna vez a un vegetariano obeso? ¿Sabe qué campeones olímpicos de atletismo o estrellas del deporte han sido y son vegetarianos? ¿Sabía que, estadísticamente, los vegetarianos padecen con menor frecuencia enfermedades coronarias, diabetes, hipertensión o colesterol alto? Tal vez por ello, son cada vez más las personas que desean llevar una alimentación más sana y natural y han optado porque gran parte de su alimentación, o toda, sea vegetariana. Si hablamos de salud, está absolutamente demostrado que la ingesta de vegetales es fundamental para mantenerse sano y en forma. Pero si se pregunta si la cocina vegetariana es complicada, este libro le enseñará que es muy sencilla. Y sobre todo, si se cuestiona si es aburrida, esta obra le demostrará que, sencillamente, es deliciosa. En este libro, de la mano de un experimentado profesional, aprenderá no solo a cocinar maravillosos platos vegetarianos, sino que además le abrirá la puerta a experimentar que existe otra forma de alimentación mucho más sana, más fácil... y deliciosa.

  • ¡A comer!. Método Estivill para enseñar a comer a los niños

    ¡A comer!. Método Estivill para enseñar a comer a los niños

    Para muchos padres la hora de la comida de sus hijos se convierte en un infierno. Esa boca cerrada que no se abre ni siquiera cuando sacamos todos los juguetes, encendemos el televisor o disfrazamos los platos con su salsa preferida, es nuestra peor pesadilla. Después del éxito experimentado con su método para resolver el problema del insomnio infantil, Eduard Estivill se preguntó si no podría aplicarse también al problema de la alimentación infantil. Para ello solicitó la ayuda de una pedagoga, Montse Domènech, y entre ambos desarrollaron un método sencillo, práctico, con unas sólidas bases científicas, para enseñar a comer bien , y de todo, a los niños.

« Ver todos »

Vídeos para la familia

Suscríbete

Familyes TV

Canta y baila con Traposo

  • Hush little baby ‪-‬ Nana para bebés ‪-‬ Canción en español

    Hush little baby ‪-‬ Nana para bebés ‪-‬ Canción en español

  • La rana cantaba debajo del agua. Canción del oso Traposo

    La rana cantaba debajo del agua. Canción del oso Traposo

  • Arrorró mi niño - Canción de cuna para tu bebé con Traposo

    Arrorró mi niño - Canción de cuna para tu bebé con Traposo

  • A mi burro - Canción para niños

    A mi burro - Canción para niños

  • Estrellita dónde estás,‬ canción infantil

    Estrellita dónde estás,‬ canción infantil

  • Aserrín Aserrán - Canción infantil de Traposo

    Aserrín Aserrán - Canción infantil de Traposo

  • Cu cu cantaba la rana,‬ canción infantil‪

    Cu cu cantaba la rana,‬ canción infantil‪

  • Tengo una vaca lechera ,‬ canción infantil

    Tengo una vaca lechera ,‬ canción infantil

  • Soy una taza. Canta y baila con Traposo

    Soy una taza. Canta y baila con Traposo

  • Tengo una muñeca vestida de azul, canción infantil

    Tengo una muñeca vestida de azul, canción infantil

  • Canta con Traposo

    Canta y baila con Traposo

  • Vuelta al cole

    La vuelta al Colegio

  • Vuelta al colegio

    Manualidades Vuelta al Cole

  • embarazo consejos

    Consejos para el embarazo

  • bebes

    Nombres populares

  • Cuenta cuentos

    Cuentos infantiles en Inglés

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe información sobre el embarazo y desarrollo del bebé y de los niños. Además, te regalamos La Guía de mi Embarazo


Especial revista del embarazo semana a semana