Cómo elegir las galletas más sanas para el desayuno de los niños

Cereales sin azúcar y otros alimentos que ofrecer en el desayuno a los niños

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Las galletas o los cereales de desayuno pensados para niños tienen, generalmente, un gran problema: el azúcar. Lamentablemente, el azúcar aumenta el atractivo de la mayoría de estos productos, haciéndolos irresistibles para el paladar infantil, y, cuando cantidades tan elevadas de azúcar solo deberían consumirse en ocasiones especiales –lo mínimo posible-, estamos ofreciéndolos a los pequeños de la casa de manera diaria. En Guiainfantil.com nos preguntamos qué hacer para elegir las galletas más sanas para el desayuno de los niños. 

Consejos para elegir las galletas más sanas para los niños

las galletas más sanas

El desayuno es la comida que termina con el periodo de ayuno al que sometemos al organismo durante la noche. Si bien esto es importante, no es, del todo, la comida más importante del día, pero sí una que hay que cuidar especialmente y no saltarse.

Tras el descanso nocturno (habitualmente de más de 10 horas en el caso de los niños), los niveles de energía del cuerpo se encuentran en sus niveles mínimos, por lo que es necesario un aporte energético sano y equilibrado, sin olvidar la hidratación, también al mínimo tras estar tantas horas sin ingerir agua.

Entre las opciones que muchos padres escogen se encuentran las galletas, que de manera tradicional podemos encontrar en los pasillos de desayuno de los supermercados, acompañando a otros alimentos como los cereales de desayuno.

Existen otros alimentos bastante más adecuados para ofrecer en el desayuno a nuestros hijos, como pueden ser unas tostadas de pan con aceite o tomate, cereales “naturales” sin azúcar añadido, las sobras de la cena del día anterior o un simple bocadillo de jamón

Es fácil que el niño se adapte a este nuevo habito y tome algo distinto a las galletas o los cereales. Sin embargo, cuando escogemos las galletas para nuestros hijos, podemos guiarnos por unos simples consejos para tratar de encontrar las galletas más sanas de las que vemos en el expositor.

- Azúcar
Los ingredientes de las galletas, así como de cualquier otro producto, se listan en la etiqueta por orden, según la cantidad que la propia galleta contiene. Así, cuanto más tarde aparezca el temido “azúcar”, menos cantidad contienen. Si las galletas tienen el azúcar listado en segundo lugar, es mejor descartarlas y pasar a examinar otra caja.

- Carbohidratos
Las galletas pueden elaborarse con cereales refinados o integrales. Preferiblemente, escogeremos aquellas que contengan cereales integrales, no solo porque aportan algún micronutriente más que sus homólogos refinados, sino por el interesante aporte de fibra, un nutriente que no siempre es fácil de aportar en la dieta infantil.

- Chocolate
Es otro de los grandes atractivos de las galletas y debemos tener cuidado porque puede aportar aún más azúcar a la misma. A la hora de escoger galletas con chocolate, bien sean rellenas o con trozos de chocolate, como las típicas cookies americanas, debemos evitar en la medida de lo posible aquellas que contengan chocolate blanco y con leche, inclinándonos hacia las que contienen chocolates oscuros. Sin embargo, hay que tener cuidado y leer bien el etiquetado pues esta puede ser un arma de doble filo, y puede que se haya añadido aún más azúcar para contrarrestar la amargura del chocolate con alto porcentaje de cacao.