Finger food, el divertido método para los niños coman de todo

Este sistema, basado en recetas sanas y saludables, favorece la autonomía de los niños

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

¡Olvídate de las cucharas, los tenedores y los cuchillos y apúntate al Finger food o comida que se puede coger y comer con los dedos! Se trata de una forma de ingerir pequeñas y variadas porciones de comida utilizando los dedos. Sin duda, un divertido método para los niños coman de todo. ¿Quieres saber todo lo que puedes preparar con el Finger food

¿En qué consiste el Finger food? 

finger food para niños

Finger food es el nombre que se utiliza en los países anglosajones para denominar a la comida que se come con la mano en lugar de utilizando los cubiertos. Es muy común en otras culturas, como la india o la etíope, que la mayoría de sus platos se coman sin cubiertos, pero en la tradicional cocina mediterránea no somos tan propensos a dejar a un lado la cuchara y el tenedor.

Aunque esta comida se usa frecuentemente para fiestas y comidas tipo buffete, es una alternativa divertida que también puede ser muy sana para las comidas infantiles, incluso para los bebés al comienzo de la alimentación complementaria, ya que pueden comerla ellos solos.

Ideas para iniciarte en el finger food

recetas de finger food

Este nuevo método de comer tiene ventajas como que permite que el momento de la comida sea más divertido y que el niño comience a ser más autónomo (siempre hay que tener en cuenta la edad y vigilarle para evitar casos de atragantamiento), aunque no hay que olvidar que puede ser un poco 'sucio'. 

Si quieres iniciarte en el Finger food, ¡aquí van unas cuántas ideas! Son todas deliciosas, así que te avisamos que querrás hacerlas todas. No es un tipo comida, quizás, para hacer todos los días, pero por variar de vez en cuando no está mal. 

- Bocados grandes en pequeño
Mini hamburguesas, mini pizzas, mini albóndigas o taquitos de pescado blanco o azul a la plancha tanto para mojar en salsita como en brochetas pueden hacer las delicias de los peques de la casa  y ser saludables. Lo que hace a una hamburguesa o una pizza poco saludable es el tipo de ingredientes que se utilizan y las salsas con las que se acompañan.

Hecha en casa, una mini hamburguesa no tiene por qué ser más que carne picada de ternera –pollo, cerdo o mezcla de estas- escogida a conciencia y colocada en un pequeño bollo de pan y acompañada de algunas verduras y de salsa de tomate, casera, por supuesto. Son muy socorridas en celebraciones de cumpleaños, ya que suelen tener el éxito asegurado.

- Comida en tiras
Fácil de manipular, incluso por los más pequeños, las tiras de pan, pollo a la plancha o de verduras crudas (pimiento, pepino, zanahoria, apio…) son muy socorridas y muy sanas. Como a los niños les gusta además mojar en salsas variadas, podemos acompañarlas de humus, una pasta elaborada a base de garbanzos con especias, muy sana, o con salsa de tomate o con una salsa elaborada a base de yogur y cebolleta u otras especias.

- Verduras cocinadas/al vapor
Arbolitos de brócoli, judías verdes, guisantes o espárragos pueden escogerse como acompañamiento a cualquier mini bocadito, dando un toque de color al plato.

- Mini bocados con huevo
Además de la tradicional tortilla de patata, las fritattas, una especie de tortillas con ingredientes variados y hechas en el horno son la mar de populares entre los más pequeños. En mi casa triunfan sobre todo las de brócoli con beicon y las de pollo con espinacas, ¡deliciosas!

- Bocados elaborados con masas o pan
Empanadillas, rollitos de carne picada o de verduras, mini quiches o mini tartaletas de cualquier tipo son perfectamente sanas siempre que controlemos los ingredientes con las que las elaboramos. Añadiendo un abundante toque de verduras y limitando las piezas cárnicas con más grasa, son perfectas a la hora de la cena. La masa, mejor hecha en casa, pero podemos recurrir a las que venden en los supermercados ocasionalmente.

- Magdalenas y tortitas saladas
Y con saladas no hablamos de su contenido en sal, sino de la ausencia de azúcar y el tipo de ingredientes que contienen. Embebido en la propia masa, que en las magdalenas tiende a ser entre pan y bizcocho, podemos encontrar casi de todo: alimentos proteicos (pollo, jamón, carne picada…), verduras (brócoli, coliflor, espinacas, guisantes, judías verdes…) y lácteos, representados mayoritariamente por el queso.

- Rebozados
Aunque no son la opción más saludable dado el contenido en grasa que absorben los alimentos con la fritura, pueden ser una opción para ocasiones especiales. Croquetas tradicionales o aquellas de patata o de calabacín, tiras de pollo empanado, champiñones rebozados o tiras de berenjena rebozadas pueden acompañarse de salsas que, como el pisto de verduras, pueden incluir infinidad de verduras. Los arancini, bolitas similares a las croquetas, pero rellenas de arroz y otros ingredientes como carne a la boloñesa, guisantes, jamón y/o mozzarella son otra alternativa a tener en cuenta.

¿A qué te va a resultar difícil resistirte? Solo tienes que escoger por cual empezar, porque ¡querrás probarlos todos!

Puedes leer más artículos similares a Finger food, el divertido método para los niños coman de todo, en la categoría de Nutrición infantil en Guiainfantil.com.