Por qué debes incluir el gofio en la dieta de los niños

Por qué y cómo introducir este tipo de harina en la alimentación de los bebés y niños

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

El gofio es un alimento muy nutritivo y muy bajo en grasa, por eso es ideal en las dietas infantiles. Por suerte cada vez es más común encontrarlo en los supermercados de todo el mundo. ¿Quieres saber por qué debes incorporar el gofio en la dieta de los niños? ¡Te lo contamos!

El gofio es una harina tostada elaborada tradicionalmente a base de maíz o mijo, típica del archipiélago canario. Consumido desde tiempos prehispánicos, el gofio es uno de los alimentos más habituales de la gastronomía canaria y constituye la base de numerosas de sus preparaciones alimenticias.

El gofio, qué es y de dónde procede esta harina

qué es gofio y por qué es bueno

Además de en Canarias, el gofio se consume en otros lugares del mundo, sobre todo en la zona del Caribe, probablemente introducido por emigrantes canarios, aunque se puede conocer por otros nombres como ñaco, fororo o harina tostada. En el Tibet curiosamente, se consume una harina tostada muy similar al gofio canario como alimento básico, conocida con el nombre de Tsampa.

En la actualidad, el gofio no solo se elabora a base de maíz y/o mijo, sino que puede elaborarse con otros cereales como trigo, centeno o cebada, así como algunas legumbres, como los garbanzos o los altramuces. El gofio de legumbres es muy popular en la zona de Fuerteventura.

El tostado del grano para la elaboración del gofio tiene numerosas ventajas. Para empezar, al tostarse a temperaturas más elevadas que las que se utilizan en el tostado de otros cereales, por ejemplo la cebada para la elaboración de cerveza, rompe las cadenas de carbohidratos complejos o almidones, consiguiendo un producto final mucho más fácil de digerir que el grano original.

Además, el tostado implica reacciones entre azúcares y proteínas capaces de potenciar el sabor del grano, y, debido a que el tostado del grano es previo a la molienda, el producto final es microbiológicamente muy seguro, ya que se destruyen hongos y toxinas que pudieran estar en el grano, incluso aquel almacenado en condiciones menos favorables.

Cómo introducir el gofio en la dieta de los niños

el gofio en la dieta de los niños

Aunque en la gastronomía canaria el gofio se consume en muchos platos, como sopas, estofados, salsas, e incluso se utiliza en la elaboración de postres, la manera de consumo más tradicional es en el desayuno, con leche y azúcar, consiguiéndose una papilla espesa que puede aligerarse con agua.

Como desayuno, el gofio interesantísimo en la infancia.  Dependiendo del grano o legumbre con el que se elabore, su composición nutricional puede variar ligeramente, pero básicamente se trata de un alimento rico en carbohidratos y proteínas.

La proteína será de mejor o peor calidad dependiendo del grano o la combinación de granos de origen, y del tipo de aminoácidos esenciales que pueda aportar, mientras que los carbohidratos, fuente mayoritaria de energía en este alimento, pertenecen a la categoría de carbohidratos complejos, capaces de liberar energía durante periodos de tiempo prolongados. Además, y debido a que el grano se tuesta y muele entero, el gofio aporta también fibra, algo a considerar ya que el aporte de fibra en la infancia suele ser deficitario.

Beneficios nutricionales de consumir gofio

gofio en el desayuno infantil

En general, el aporte de grasa es mínimo, aunque los ácidos grasos que puede haber en este alimento son mono y poliinsaturados, ideales para el desarrollo intelectual de los más pequeños.

El aporte de micronutrientes del gofio es también muy interesante. En cuanto a vitaminas, destacan las del grupo B, sobre todo la niacina, aunque también aporta vitaminas A y C.

El aporte de minerales y oligoelementos lo encabeza el fósforo, el segundo mineral más abundante en el organismo, y cuyo aporte es clave para el crecimiento. El fósforo está estrechamente relacionado con el calcio, combinándose con él en huesos y dientes, asegurando una buena mineralización ósea.

El gofio es también rico en hierro, magnesio y zinc.  Aunque el hierro no es tan fácil de absorber como el procedente de alimentos de origen animal, su combinación con un alimento rico en vitamina C, como el zumo de naranja, puede aumentar la biodisponibilidad en el organismo.

El magnesio es otro de los minerales que son de extrema importancia en la infancia, debido a que está involucrado en el desarrollo y fortaleza de los huesos, además de en la regulación del sistema nervioso.

El zinc, por su parte, es fundamental en numerosos procesos biológicos y reacciones que se producen en el organismo, además de fortalecer el sistema inmunitario y la defensa frente a infecciones. Además, al igual que el fósforo y el magnesio, el zinc tiene un papel importantísimo en el crecimiento.

¿Conoces este alimento? ¿Te animas a incorporarlo en tus recetas y en tus menús infantiles?

Puedes leer más artículos similares a Por qué debes incluir el gofio en la dieta de los niños, en la categoría de Nutrición infantil en Guiainfantil.com.