Postres para niños que necesitan un aporte calórico

Postres sanos y nutritivos para rematar un buen menú infantil

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

El postre no es necesario, por regla general, para complementar el valor nutricional de la comida, pero en ocasiones, como cuando el niño está más inapetente por el calor, o cuando se está recuperando de alguna enfermedad, puede ser un aliado para asegurar que el aporte calórico y nutricional de la dieta del niño no se ve alterado.

En Guiainfantil.com te explicamos cuáles son los postres para niños que necesitan un aporte calórico extra, aquellos rematan de forma saludable un buen menú infantil.  

Cuándo es necesario aportar con el postre a los niños más nutrientes

 postres para niños

Lo más habitual es que sean los micronutrientes, vitaminas y minerales, los que se ven más comprometidos, aunque el aporte de energía puede ser también en ocasiones digno de mención.

- Si el aporte de calcio es el más problemático, debemos inclinarlos por ofrecer lácteos de postre. No debe confundirse el ofrecer lácteos de postre con los postres lácteos, que generalmente contienen grandes cantidades de azúcar, y debemos optar por los más básicos, ya sean quesos o yogures, así como un vaso de leche.

- Si el niño no come demasiadas verduras, es una buena alternativa ofrecer fruta en el postre, para cubrir las necesidades de micronutrientes que puedan verse comprometidas. Las frutas de temporada son la mejor opción, ya que, al encontrarse en el estado de madurez óptimo, su contenido en vitaminas y minerales es máximo.

- Si el problema es que el niño no cubre sus necesidades calóricas porque come muy poquita cantidad, es necesario asegurarse que el postre constituye el aporte energético extra que el niño necesita. Para conseguir un buen aporte de energía, el postre debe contener lácteos enteros, frutos secos y semillas o frutas con alto contenido calórico, como los aguacates, el coco, cerezas mango o plátano.

Batidos de frutas: los postres para niños más recomendables

- Cubriendo las tres necesidades, los batidos de frutas combinan un buen aporte calórico con calcio y otras vitaminas y minerales presentes en la fruta, siendo una muy buena opción para reponer los depósitos de los mismos en el cuerpo cuando se supera una enfermedad, por ejemplo tras una gastroenteritis.

- Si entre las frutas que se añaden se escogen las fresas u otros frutos rojos como las frambuesas o los arándanos, el aporte de vitamina C es ideal para mantener los depósitos de esta vitamina repletos durante el invierno, asegurando un sistema inmune preparado para combatir los resfriados. Es posible que no encontremos estas frutas de temporada cuando las queremos utilizar, por lo que podemos congelarlas cuando son de temporada y tenerlas listas para usar cuando las necesitemos, ya sea en un batido o en un smoothie con yogur congelado si queremos algo más refrescante.

El principal beneficio de batidos y smoothies es que la fruta se añade como tal, no exprimida, por lo que contiene toda su fibra, vitaminas y minerales, siendo un postre de lo más completo para los niños.