Trastorno alimentario compulsivo en niños. Niños que no paran de comer

Comportamientos y actitudes de los niños glotones que los padres pueden detectar en casa

Candelaria Serrano

Las conductas inadecuadas a la hora de la alimentación suele ser un motivo de consulta frecuente en la práctica pediátrica clínica. Lo cierto es que la alimentación puede ser motivo de conflicto y choque entre adolescentes y padres sobre todo en este momento tan crucial de la vida.

Siempre que pensamos en trastornos alimenticios a nuestra mente llegan palabras como anorexia o bulimia, pero ¿qué pasa si nuestro hijo quiere comer todo el tiempo o tiene hambre a todas horas? Se conoce como el nombre de trastorno alimentario compulsivo y hoy quiero hablarte de sus causas, cómo se diagnostica y cuál es el tratamiento.

Señales que pueden alertarnos de una conducta inadecuada en la alimentación de los niños

niños con una conducta inadecuada de alimentación

Si bien existen diferentes tipos de trastornos de la conducta alimentaria, los más populares y de los que seguro hemos oído hablar más de una vez son la anorexia y bulimia, a los que relacionamos muchas veces con delgadez extrema y ciertas conductas para perder peso como como los vómitos autoprovocados. Sin embargo, el trastorno alimentario compulsivo resulta ser uno de los más frecuentes del grupo (1% en la población general junto a la bulimia) no siendo tan fácilmente reconocido como los anteriormente mencionados.

Es frecuente escuchar en consulta frases como 'Mi hijo quiere comer todo el tiempo', 'Mi hijo tiene hambre a todas horas' o  'Mi hijo es un glotón'. Si bien las situaciones antes mencionadas no son sinónimo de que algo malo pueda estar ocurriendo, es importante prestar atención a las conductas alimentarias de nuestros hijos sin naturalizar los excesos y estar alerta sobre todo cuando estas se acompañan de un peso-talla que está muy por encima de los parámetros normales.

Durante un atracón, el niño puede comer una cantidad de alimento mucho más grande de lo que comería un niño de su edad en una situación semejante. Muchos niños experimentaran algún atracón alguna vez en su vida, sin embargo, el trastorno alimentario compulsivo se caracteriza, según explican en el informe 'Detección precoz e intervención del pediatra en los trastornos de la conducta alimentaria', de Ceruelo EE, García, por:

- Estos atracones se producen al menos una vez por semana durante tres meses

- Existe una sensación de falta de control en la alimentación

- El niño come mucho más rápido de lo habitual

- Ingiere comida hasta sentirse incómodamente lleno

- El niño come grandes cantidades de comida cuando no se tiene sensación de hambre física

- Comer solo porque está a disgusto de cómo uno come

- El niño tiene sentimientos negativos sobre sí mismo (asco, depresión, culpa) posteriores a la ingesta.

Por qué y cómo surge el trastorno alimentario compulsivo en niños

niños que no paran de comer

El trastorno alimentario compulsivo es frecuente y es importante reconocerlo y tratarlo. Existen muchas causas propuestas que intentan explicar el desarrollo de este trastorno. Si bien factores sociales, culturales, familiares y hereditarios pueden estar implicados, un común denominador en los trastornos de la conducta alimentaria son características individuales relacionadas con la baja autoestima, elevada ansiedad y depresión, que muchas veces se manifiestan con conductas alimentarias inadecuadas.

Durante la revisión anual los pediatras podemos identificar algunos signos llamativos, sobre todo en aquellos niños en los que al evaluar su crecimiento presentan curvas compatibles con sobrepeso y/u obesidad. Sin embargo, si los padres no están atentos a las conductas alimentarias del niño el diagnóstico de este trastorno muchas veces puede resultar difícil y, sobre todo, puede llegar más tarde de los deseado.

El sobrepeso y la obesidad son consecuencias temidas a largo plazo y, aunque no todos los niños los desarrollan, cuando se inician en etapas tempranas puede ser más difícil de controlar; además puede tener consecuencias negativas sobre la configuración de la personalidad y generar enfermedades metabólicas mucho más complicadas de tratar en la edad adulta como diabetes o problemas de corazón.

Por otro lado, el tratamiento de este trastorno será siempre multidisciplinar siendo el gran protagonista la terapia de tipo cognitivo-conductual. Será el pediatra el que primero alerte de la situación y trabajará codo con codo con otros profesionales como el nutricionista y el psicólogo.

El tratamiento tiene como objetivo trasladarle al niño hábitos de alimentación saludables adquisición de un patrón regular y variado de comidas) y recuperar un peso y un IMC (Índice de Masa Corporal) adecuado a su edad y estatura, además de evitar posibles complicaciones médicas y mejorar su estado de ánimo.

La situación global que estamos viviendo debido a la COVID 19 junto a las medidas de contención necesarias para frenar la propagación del virus muchas veces pueden ser disparadores de situaciones relacionadas con ansiedad o depresión que se ocultan tras conductas inadecuadas de alimentación.

Puedes leer más artículos similares a Trastorno alimentario compulsivo en niños. Niños que no paran de comer, en la categoría de Trastornos alimenticios en Guiainfantil.com.