Trastornos alimenticios en niños por el confinamiento y el coronavirus

La COVID 19 ha provocado que muchos niños reduzcan su actividad física y aumente la obesidad y sobrepeso infantil

Iñigo De Noriega

La pandemia por COVID-19 ha supuesto la irrupción de muchos cambios para la vida de toda la familia, y también de los más pequeños. Tanto el periodo de confinamiento del año 2020 como los que pueden ocurrir a raíz de contagios o contactos y las medidas de distanciamiento social, si bien necesarias para evitar la propagación del virus, han cambiado de manera importante los hábitos diarios de familias y niños, también a la hora de comer y alimentarse, y han problemas problemas asociados.

Problemas asociados a la alimentación infantil en la pandemia por la COVID-19

trastornos alimenticios por el coronavirus

Estos son los trastornos alimenticios en niños por el confinamiento y la COVID 19.

La comida es una de las actividades fundamentales de los seres humanos, además de por su componente nutricional por el importante papel socializador que juega, especialmente en las familias. En el contexto de la pandemia es necesario no perder de vista ambas dimensiones a la hora de modificar los hábitos de los niños.

Muchos niños, bien para evitar contagios o bien por organización, han pasado a comer en sus casas. Esto supone una oportunidad para fomentar una alimentación sana y en familia, pero no podemos perder de vista que existen también riesgos que hay que tener en cuenta.

Pasar más tiempo en casa puede conllevar una disminución importante de la actividad física para muchos niños. La obesidad y el sobrepeso infantil son dos problemas importantes en nuestro entorno, con una prevalencia aproximada al 9% y al 16% respectivamente. A esto hay que añadir que el confinamiento puede acompañarse de un cambio en la cesta de la compra, incluyendo alimentos más 'apetecibles' para los niños ante la falta de ocio en exteriores.

[Leer más: Tabla de alimentos infantiles más azucarados del mercado]

En muchos hogares, además, al aumentar el número de personas que comen en casa y el tiempo de cuidado que hay que dedicar a los hijos se puede optar por opciones más fáciles de cocinar, pero menos saludables a su vez. La conjunción de una disminución del gasto energético con un aumento de la ingesta calórica puede llevar al empeoramiento de los hábitos alimentarios y de problemas de sobrepeso en particular.

Además de por las cantidades y su contenido calórico, es necesario vigilar que la dieta se mantenga variada, de manera que se incluyan no solo alimentos saludables sino también todos aquellos que cubran la necesidad de micronutrientes. La falta de exposición de luz solar puede exacerbar la carencia de vitamina D, otro de los problemas más frecuentes en nuestra población. Incluir alimentos como el huevo o los pescados grasos y, sobre todo, una cantidad suficiente de lácteos puede ayudar a prevenir este problema.

Cómo llevar la alimentación de los niños durante el coronavirus

recomendaciones alimentarias por la covid

Ante el confinamiento dictado por el Estado de Alarma de marzo 2020, la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) publicó una serie de recomendaciones que pueden seguir siendo de utilidad, al estar activos muchos de los condicionantes en salud en el resto de la pandemia.

- Sobre la alimentación, estas recomendaciones se centran en algunos de los aspectos básicos de la misma como mantener una hidratación adecuada, evitando en la medida de lo posible compartir vasos o recipientes, empleando cada miembro de su familia su botella.

Para evitar contagios es también importante lavar bien los alimentos y realizar una adecuada higiene de manos al llegar a casa y antes de las comidas. Aquellos miembros que presenten sintomatología infecciosa (síntomas de catarro, diarrea…) independientemente de que estén aisladas no deberían participar en la preparación de los alimentos.

[Leer más: 7 canciones para que los niños se diviertan mientras se lavan las manos]

- Para facilitar que la dieta sea lo más variada posible, se puede planificar con antelación con toda la familia, implicando a los hijos en esta actividad. De esta manera se pueden dejar preparadas comidas con antelación para los siguientes días y pensar en un menú variado y, en consecuencia, podremos planificar la compra también de manera que se ajuste a las necesidades reales de la familia, siempre dentro de una dieta sana y variada. Implicar a los hijos en aquellas tareas para las que están preparados es una manera de mantenerlos activos, realizar una actividad en familia y hacerles sentirse responsables dentro de la misma.

[Leer más: Tabla de tareas que puede hacer un niño según su edad]

- Sobre las cantidades de comida, se recomienda ajustar las mismas al grado de actividad del niño, comprendiendo que aquellos días que el niño realice menos actividad física puede demandar menos comida y distribuyendo la ingesta en 5 comidas diarias (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena).

Aprovechar paseos y ratos de juego en el exterior, respetando las medidas de seguridad es imprescindible para mantener un mínimo de actividad física.

Puedes leer más artículos similares a Trastornos alimenticios en niños por el confinamiento y el coronavirus, en la categoría de Trastornos alimenticios en Guiainfantil.com.