8 ventajas de la dieta mediterránea para los niños

Por qué la dieta mediterránea es tan buena para los niños

La dieta mediterránea es la dieta que tradicionalmente se consume en todos los países con costas en el Mediterráneo. Evidentemente, de un país a otro, puede parecer que la dieta varía mucho, pero la realidad es que, en esencia, la base es la misma.

Esta dieta, o más bien, estilo de vida, se basa en el empleo del aceite de oliva como grasa principal, la utilización de ajo y hierbas aromáticas para aderezar los platos y en el uso de guisos que combinan muchos ingredientes. Te contamos en qué consiste este tipo de alimentación y cuáles son los principales beneficios de la dieta mediterránea para los niños.

Dieta mediterránea para los niños, ¿en qué consiste?

Dieta mediterránea para los niños: ¿cuáles son sus ventajas?

Principalmente se basa en el uso de aceite de oliva, ajo y hierbas para aderezar las recetas. Aboga por un abundante consumo de productos vegetales, acompañados de carnes magras, pescados, y huevos.

Como bebida fundamental durante las comidas, agua, aunque la leche y los lácteos tienen un papel importante fuera de estas. Se utilizan principalmente alimentos de temporada en su estado natural y muy frescos, sobre todo frutas y verduras, y entre los métodos de cocinado más utilizados se encuentran la cocción, el hervido y el horneado, ya que no añaden grasas extras y protegen las vitaminas y minerales de los alimentos.

Lamentablemente, la dieta mediterránea para los niños se está desvirtuando debido a la falta de tiempo a la hora de cocinar y a la necesidad de planificar con antelación para llevarla a cabo, pero, si volvemos a nuestras raíces, con esta dieta variada, completa y equilibrada, concienciaremos a nuestros hijos de la importancia de seguir unos hábitos alimenticios saludables desde pequeños.

Beneficios de la dieta mediterránea para los niños

Además de porque esta dieta es saludable, el tradicional estilo de vida mediterráneo presenta numerosas ventajas para nuestros hijos:

- Este estilo de vida que aboga por la socialización alrededor de la mesa, destacando la importancia de la comida en el día a día de la familia.

- Los niños se habitúan fácilmente a comer de todo, ya que la dieta mediterránea promueve la variedad.

- Además, protege frente al sobrepeso, incitando a establecer hábitos muy sanos como el comer despacio y la práctica diaria de ejercicio físico. No hay nada mejor que enseñar a nuestros hijos a huir del sedentarismo desde la infancia para afianzar este hábito de cara a la edad adulta.

- El organismo funciona mejor, ya que dispone, prácticamente a diario, de todos los nutrientes esenciales, algo que ayuda a mantener el peso ya que no potencia la acumulación de nutrientes.

- Algunos estudios sugieren también que los niños que siguen la dieta mediterránea están más sanos, padeciendo menos enfermedades respiratorias y menos alergias.

- Es una dieta muy baja en colesterol, con gran cantidad de sustancias antioxidantes, muchas de ellas procedentes del aceite de oliva, que protegen a las células frente al envejecimiento.

- También es baja en sal, por lo que protege el corazón y ayuda frente a la hipertensión.

- Además, gracias al uso de carbohidratos complejos, es beneficiosa también para los niños diabéticos, ya que éstos ayudan a normalizar el nivel de glucosa en sangre.