Cómo estimular el sentido del gusto en los niños

Aprender a probar alimentos y sabores desde la infancia

¿Cómo funciona el sentido del gusto? El sentido del gusto comienza al masticar y beber los alimentos, cuando se liberan células gustativas que se encuentran en la lengua, el techo de la boca y la garganta, el olfato es un receptor importante del gusto, también se han encontrado receptores gustativos en el intestino delgado, todas estas vías una vez activadas llegan al cerebro en donde este interpreta el sabor. Pero, ¿cómo podemos estimularlo en los niños para que prueben alimentos?

El sentido del gusto 

El sentido del gusto en niños

Las células gustativas tienen receptores con cinco sabores básicos:

Dulce (que es el preferido en los niños).

- Amargo (el sabor amargo es rechazado en niños en un principio, porque naturalmente lo consideramos tóxicos y nos ayuda a detectarlo).

- Agrio o ácido.

Salado.

- Umami (es un sabor medio salado del glutamato que se encuentra en el caldo de pollo, extractos de carnes, algunos quesos y productos procesados).

Según estudios, también se ha encontrado un sabor para detectar las grasas, por lo tanto es muy común que los niños tengan atracción por los alimentos con alto contenido en  grasa y añadidos de azúcares (sabor dulce), aumentando la palatabilidad de estos alimentos.

¿Cuándo se desarrolla el sentido del gusto en los niños?

El desarrollo del gusto comienza durante el embarazo a través del líquido amniótico (alrededor de la semana 21) y luego continúa en la lactancia materna, por lo tanto es muy importante cuidar la alimentación de la madre, dado que el niño tendrá más preferencia por los alimentos que su madre haya elegido en este periodo.

A partir de los 6 meses cuando los niños comienzan a probar otros alimentos, se abren muchas posibilidades de desarrollar aún más el gusto; se recomienda tener en cuenta la progresión alimentaria del bebé dando diferentes opciones de sabores y de consistencia, muchas veces un alimento es rechazado por el niño por su textura y no por su sabor. 

Recomendaciones para estimular el sentido del gusto en los niños

- Durante el embarazo y la lactancia optar por alimentos saludables.

- En los bebés introducir cada 2 o 3 días un alimento nuevo e ir probando diferentes consistencias, para detectar posibles alergias y para que se acostumbre a distintos sabores.

- En los niños ofrecer diferentes alimentos, combinarlos y variar las preparaciones.

- Es importante respetar los gustos y preferencias en los niños, pero sin dejar de ofrecer alimentos saludables.

- Tener en cuenta la preparación de los alimentos, no es lo mismo preparar un pollo con patatas asadas que un pollo rebozado con patatas fritas, en el segundo caso la palatabilidad en el niño aumenta, aumentando el apetito, dificultando la saciedad sin poder decir basta y por lo tanto el niño come más cantidades de lo requerido.

- Y lo más importante dar el ejemplo, es más probable que el niño le guste los mismos alimentos que consume su familia.