5 pistas para saber si tu bebé oye bien

Cómo averiguar si tu bebé tiene una pérdida de oido

Cristina Avecilla

Para aprender a hablar es muy importante que los niños oigan bien y, aunque en la última revisión con tu pediatra haya salido todo correcto, dejar de oír bien puede ocurrir de forma repentina por causas que en su momento no estaban presentes, como por ejemplo por la formación de tapones de cera.

Cuando se trata de bebés es complicado saber si oyen bien o mal, ya que no pueden transmitírtelo de ningún modo; por eso te vamos a dar 5 pistas para saber si tu bebé oye bien. 

Cómo saber si tu bebé oye bien

5 pistas para saber si tu hijo oye bien

Cuando los bebés todavía no hablan o cuando aún son muy pequeños es difícil saber si oyen bien o mal a simple vista. Dejar de oír no duele y no altera el día a día de nadie, por lo que si le notas algún cambio pero no sabrías decir a qué podría deberse (no llora ni se queja), podría deberse a una pérdida de audición.

Existen conductas en el bebé que pueden hacerte sospechar de que puede existir una pérdida de oído. Aquí te mostramos algunas de las pautas que puedes seguir para saber si tu hijo escucha correctamente:

Observa si están ocurriendo algunas de estas afirmaciones:

1. No se gira o se altera cuando, estando tranquilo y con poco ruido de fondo, se oye un golpe fuerte e inesperado. 

2. Necesitas llamarle la atención estando muy cerca suyo para que te responda. Si le dices algo de lejos y no te ve, no hace ningún ruido ni se mueve a consciencia, en respuesta a lo que le acabas de decir.

3. Teniéndolo sentado en las piernas y mirando hacia la misma dirección que tú (sin verte la cara), gira la cabeza hacia un lado si le llamas la atención con la ayuda de las manos o algún objeto, sino no.  Se interesa por las señales visuales más que por las auditivas.

4. Deja de balbucear. Esta señal es muy significativa, ya que los niños sanos no deben dejar de balbucear, sino que deben ir cambiando su patrón de balbuceo (combinación de sonidos) hasta lograr decir palabras, pero nunca dejan de emitir esos sonidos que hacen los bebés.

5. Cuando entra en casa alguien conocido, se pone contento o en estado de alerta en el momento en que lo ve, no cuando le oye. Aquí es importante asegurarte que conoce a esa persona que entra en casa y que tu bebé reacciona porque le reconoce, no porque se dirija a él haciéndole alguna mueca o llamándole la atención a propósito para que le sonría.

Apunta los cambios que has detectado respecto a hace un tiempo y coméntalo con tu pediatra, ya que esto le ayudará a decidir si hay necesidad de que tu hijo se realice alguna prueba audiológica.