Por qué los bebés tienen más huesos que los adultos

Cómo es el esqueleto del bebé y del niño

Virginia Vicente Pascual

¿Sabías que un bebé tiene hasta 100 huesos más que un adulto? ¡Sí! ¡Así es! Los adultos tenemos 206 huesos mientras que un recién nacido posee casi 300.

¿Pero sabes por qué pasa esto? Pues hay una sencilla explicación. En Guiainfantil.com te explicamos el curioso fenómeno de por qué los bebés tienen más huesos que los adultos.

Los bebés tienen más huesos

Los bebés tienen más huesos 

Los bebés tienen más huesos justamente para poder llegar al mundo a través del canal del parto. Al tener que pasar por un lugar tan estrecho, de tan solo diez centímetros, muchos de sus huesos están divididos en partes y son más blandos y flexibles. Después, con el crecimiento y el desarrollo, esos huesos se irán soldando y fundiendo.

Seguro que te has fijado en la cabeza de un recién nacido. Arriba tiene un ligero hundimiento que a veces late. Se trata de la fontanela. El pequeño cráneo de un bebé está compuesto por varios huesos unidos entre sí por tejidos cartilaginosos, elásticos y fibrosos que se pueden superponer, facilitando que la cabeza quepa por el canal del parto sin que se dañe el cerebro. Estos huesos del cráneo no estarán osificados hasta los seis años.

¿Cómo es exactamente el esqueleto de un bebé?

- Al igual que pasa en el cráneo, la cadera de los bebés también está dividida en tres o cuatro vértebras sacras que después se unirán en el sacro.

- El coxis en un recién nacido está formado por de 3 a 5 vértebras coxígeas y el coxal se forma de la unión de ilion, isquion y pubis.

- El sacro infantil tampoco está soldado y lo forman cuatro vértebras independientes.

- El bebé también tiene el húmero dividido en tres partes.

- Asimismo, el maxilar está dividido en dos, el maxilar superior y el inferior.

Todos estos huesos en realidad son cartílagos de crecimiento que se van uniendo, calcificando y soldando hasta los 20 o 25 años, cuando el esqueleto alcanza aproximadamente un 12% del peso del cuerpo.

¿Y cómo ocurre este proceso? Los huesos largos, por ejemplo, crecen en longitud por los extremos en las regiones llamadas placas de crecimiento.

El crecimiento ocurre cuando las células del cartílago se dividen y aumentan en número en estas placas de crecimiento. Estas nuevas células de cartílago empujan las células cartilaginosas más grandes hacia el centro del hueso. Estas células de cartílago más viejas mueren y el espacio que ocuparon es reemplazado por hueso. Cuando un hueso ha alcanzado su tamaño completo, sus placas de crecimiento se convierten en hueso.

El crecimiento de los huesos largos termina al final de la pubertad. Cuando el crecimiento de los huesos largos se detiene, ya no se suele crecer más.

Qué es la edad ósea en la infancia

En este transcurso en el que el cartílago va espesando y se va convirtiendo en masa ósea, hay una prueba médica predictiva que ayuda a los médicos a calcular la madurez del esqueleto del niño. Se trata de la prueba de la muñeca, que consiste en una radiografía del cartílago epifisario que calcula la edad ósea, que no tiene por qué coincidir con la edad cronológica y que puede ayudar a diagnosticar cualquier problema en el crecimiento.

Conociendo la edad ósea y la talla del niño, podemos adivinar la talla definitiva del niño. Es curioso saber a modo de pronóstico cómo será el crecimiento de nuestros hijos. Y es que todo está escrito en los huesos.