Qué es el aprendizaje cooperativo para los niños

Por qué es bueno fomentar el aprendizaje colaborativo en la infancia

Los tiempos están cambiando. En la actualidad, el mundo laboral al que los alumnos llegarán en el futuro está guiado hacia estructuras más horizontales que jerárquicas. Además, son trabajos en los que se exige cada vez más y que se basan en la dinámica de grupos y en el trabajo en equipo. Por este motivo, en las escuelas se está enfatizando el aprendizaje cooperativo para los niños, para que las futuras generaciones estén preparados para estos cambios.

La explicación científica del aprendizaje colaborativo para los niños

Ventajas del aprendizaje colaborativo para los niños

El aprendizaje colaborativo se encuentra al alza en las escuelas desde hace ya una década, y en la que los alumnos tienen la posibilidad de desarrollarse gradualmente interaccionando con las personas y aprenden a gestionar sus tareas de manera colaborativa. Además, este tipo de aprendizaje parte de un modelo educativo que permite al alumno ser parte activa de su proceso de enseñanza; y con el que los niños podrán desarrollar habilidades como la responsabilidad y habilidades interpersonales.

En el ciclo vital de los seres humanos se pasa por diferentes etapas del desarrollo y se dan cambios cerebrales. Desde que somos bebés se van produciendo conexiones neuronales a media que se va a pendiendo, relacionándose con el entorno y descubriendo todo lo que le rodea. Tras ese proceso en la primera infancia, hay estudios que demuestran una reestructuración cerebral para que haya un crecimiento y un desarrollo adecuado. Esta reestructuración consiste en la que se fortalecimiento de la conexiones que se usan con más frecuencia y la eliminación de las que no se utilizan. El nombre que se le da a esta acción es: “poda sináptica”.

El aprendizaje cooperativo se plantea como un recurso y una forma de trabajo en el aula muy adecuada para guiar esa “poda”. Este modelo plantea que el cerebro es social por naturaleza. Así, se ofrece a los niños la oportunidad de aprender haciendo con los demás y en diferentes contextos. De esta manera se ayuda a reforzar las conexiones neuronales que son beneficiosas tanto para el pequeño como para la sociedad.

Beneficios del aprendizaje cooperativo para los niños

El aprendizaje cooperativo permite desarrollar diversas habilidades y proporciona diversas ventajas y beneficios a los niños. Entre ellos podemos encontrar los siguientes:

- Potencia la integración entre alumnos de distintas culturas, religiones y costumbres debido al carácter multicultural que cada vez más adquieren las sociedades modernas en todo el mundo.

- Los alumnos aprenden a gestionar sus tareas de manera cooperativa, por lo que hace desaparecer la figura autoritaria en el modelo educativo.

- Se combate la ansiedad de los niños ya que ni su personalidad, ni la confianza se ven ya mermadas por el rol imponente del profesor creándose un ambiente de trabajo lleno de armonía. Gracias a esto, se potencia una mayor autoestima y autoconfianza del niño y permite un desarrollo personal con beneficios a largo plazo.

- Este modelo cooperativo permite maximizar todos los recursos con los que cuentan los profesores para que el proceso de enseñanza sea más óptimo.

- Se potencia el pensamiento crítico del niño. Gracias al ambiente armónico y colaborativo que se genera los alumnos aprenden a proyectar sus propios pensamientos e inquietudes con más libertad promoviendo así la reflexión.

- Cada alumno participa con igualdad de oportunidades y con el mismo grado de responsabilidad que el resto de los miembros del grupo. Así se elimina el concepto de “competición insana” donde el resultado individual esté por encima de todo y que pueda llegar a generar bullying.

- Lo colectivo predomina sobre todo lo demás. Cuando se trabaja colaborativamente hay alumnos mejor y peor preparados. Estos segundos se pueden aprovechar del conocimiento de los primeros, mientras que los aventajados pueden enriquecer sus capacidades y habilidades trabajando de esta manera.