Madres de día, una alternativa a la guardería o la escuela infantil

Las madres de día son una realidad en muchos países de Europa

Las ‘madres de día’ son una alternativa a la guardería, otra opción distinta a la educación tradicional que reciben en las escuelas infantiles los niños menores de 3 años. 

Cuando por razones de conciliación laboral y familiar los padres se plantean dejar a los niños en un centro escolar mientras ellos trabajan una alternativa puede ser lo que se denomina ‘madre de día’.

Madre de día o criar al niño en el hogar

Madre de día, una alternativa a la guardería

Las ‘madres de día’ son personas tituladas en pedagogía, psicología o educación infantil, y además tienen que poseer el título oficial de manipulador de alimentos y de primeros auxilios

Las ‘madres de día’ abren las puertas de su casa para el cuidado y atención de niños de entre 0 y 3 años en un ambiente familiar. El ratio es de un máximo de 3 o 4 niños. Emplean una metodología basada en el propio ritmo del niño aplicando conceptos pedagógicos de Pikler, Waldorf o Montessori entre otros. 

Al tener al cuidado un número reducido de niños les permite poder centrarse en sus necesidades y desarrollos de un modo más individualizado que en una escuela infantil donde el ratio de alumnos por niño es muy superior.

Las casas de las ‘madres de día’ tienen que estar perfectamente adaptadas y equipadas para desarrollar esta labor teniendo espacios diferenciados para las actividades diurnas como pueden ser jugar o comer, otro espacio para el descanso y otro para el aseo, así como las debidas medidas de protección para los niños en cuanto a enchufes, puertas y juguetes adaptados a su edad.

En todo momento se respeta el tiempo de desarrollo de cada niño en cuanto a la alimentación, la higiene o el sueño.

Todos los días los niños que están al cuidado de ‘madres de día’ salen a la calle para estar en contacto con el ambiente que les rodea, ver a otros niños, incluso aunque haga frío, por lo que las casas de las ‘madres de día’ suelen estar cerca de parques o jardines para facilitar esta actividad. 

El coste de una ‘madre de día’ suele ser lo mismo que una guardería privada que suele rondar entre los 200 euros por media jornada hasta los 450 euros por el día completo. Como máximo los menores están con la ‘madre de día’ una jornada de 8 horas.

Las ‘madres de día’ son una realidad y algo habitual desde hace años en países europeos como Inglaterra, Francia, Suiza, Holanda, Austria o Alemania, mientras que en otros países como en España se están implantando recientemente.

Para sus defensores, esta alternativa a la escuela infantil tradicional aporta una mayor seguridad, un mayor apoyo emocional y cognitivo al niño que se desarrolla en un entorno más hogareño y menos masificado y de forma natural sin tener que estar condicionado por el ritmo de una escuela en la que el ratio de alumnos en ocasiones es un impedimento para la atención individualizada de los niños.