Pedagogía Reggio Emilia para niños o cómo aprender mediante la observación

En qué se basa la metodología Reggio Emilia para los niños

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

La metodología Reggio Emilia es una propuesta educativa donde se defiende que los niños pueden aprender por medio de la observación y, así, desarrollar su creatividad.

Loris Malaguzzi fue el pedagogo que introdujo este sistema de enseñanza. Defiende que el método Regio Emilia (debe su nombre al pueblo italiano donde se originó) es una filosofía que se lleva a cabo por las personas que forman parte de la cotidianeidad en la vida del pequeño como pueden ser: los padres, educadores, y los propios niños.

Principios de la metodología Reggio Emilia para niños

Filosofía Reggio Emilia para niños

La filosofía Reggio Emilia es un método de enseñanza vivencial basado en el compromiso de todos los miembros encargados de la educación de los niños donde:

- El niño será el protagonista. Habrá una nueva mirada sobre el niño. Se parte de la base que todos los niños tienen el potencial y la curiosidad suficiente para ir construyendo su aprendizaje. El pequeño será quien lleve la iniciativa.

- El docente es el que guía. El papel del profesor será el de escuchar y acompañar de manera productiva a los niños en la exploración de temas, investigaciones y construcción de aprendizaje.

- La importancia del espacio. La organización, el diseño y el uso del espacio promueve el tipo de relaciones que se dan y la comunicación. Por tanto, cada espacio tendrá su propósito, y es valorado por niños y adultos. Además, el medio natural se incorpora, en la medida de lo posible, en las actividades ya que constituye una gran herramienta para el desarrollo y comprensión del mundo que les rodea.

- La familia es importante. Los padres tienen un rol activo en las experiencias de aprendizaje de los niños y ayudan a asegurar el bienestar de los niños en la escuela.

- Documentar las experiencias. Como forma de visibilizar las experiencias de los niños, para que los adultos entiendan mejor la manera de actuar de los pequeños, evaluar lo que se trabaja y como forma de compartir con otros agentes que actúan en la educación de los niños.

El objetivo fundamental de esta metodología, por tanto, será la de crear una escuela activa, donde predomine la investigación y la reflexión siempre dentro de un entorno adecuado que facilite las relaciones entre la escuela y la familia para que sea posible el bienestar del niño.

Cómo es el proyecto Reggio Emilia para niños

Las escuelas que optan por esta metodología carecen de programaciones y de currículo educativo. Buscan el aprendizaje incidiendo en las certezas y curiosidades del niño, a través de una relación estrecha profesor-alumno que se da en un ambiente de confianza entre ambos.

El aprendizaje se basará en adquirir experiencias, así es importante que los niños se sientan motivados a trabajar en grupo para resolver problemas, jugar solos o compartir juego en grupos. Para ello, deben de facilitarse gran variedad de herramientas y un espacio que sea acogedor que propicie el clima adecuado para el aprendizaje.

Para conseguir este clima en las aulas las paredes serán de color blanco para dar sensación de calma y decorada con objetos creados por los propios niños, los padres y los profesores. En cada aula como mucho 25 niños y dos educadores.