Ideas imprescindibles para crear una zona de juego para niños

Cómo mejorar la zona de juego de los niños

Cristina Avecilla

¿Te has preguntado alguna vez si el espacio que tiene tu hijo para jugar es el que se adapta mejor a sus necesidades?

El juego es la actividad que debemos proporcionar a todos los niños porque es a partir de él que se logra el aprendizaje, especialmente en las primeras etapas del desarrollo neurológico.   

Por ello es bueno plantearse si su zona de juego está habilitada de tal forma que tu hijo aproveche al máximo todo el material que tiene al alcance. 

Descubre tres ideas imprescindibles para crear una buena zona de juego para los niños

Consejos para crear una zona de juego para niños 

3 consejos imprescindibles para crear una zona de juegos para niños

Aquí tienes algunas ideas a tener en cuenta:

1. Pon los juegos a su alcance, y si no es posible que llegue a todos ellos, coloca a su disposición un ejemplo de cada tipo de juego (bloques de construcción, algunos muñecos, algún cuento, un puzzle...). Con esto conseguirás potenciar su autonomía a la hora de decir a qué quiere jugar, y de esta forma facilitarás sus ganas de explorar nuevas opciones de ocio, a pesar de que acostumbre a elegir siempre los mismos juguetes.

2. Proporciona una alfombra para que se pueda acomodar todo lo que quiera. A los niños les gusta cambiar a menudo de posición y esto incluye estirarse por el suelo y rodar; mover las piernas y brazos sin tener que estar pendientes de sentarse como es debido. Además, es posible que se quieran quitar los zapatos e ir descalzos por la casa, ya sea en época de calor como de pleno frío. 

Incorporar una alfombra implica mejorar su confort y evita al niño tener que estar pendiente de su postura; así puede centrar toda su atención en el objeto que está usando para dejar volar su imaginación.   

3. De vez en cuando, cambia el lugar que tiene asignado cada uno de los objetos. Así conseguirás que atienda más a su abanico de juguetes, ya que si acostumbra a elegir siempre los mismos, probablemente también mire siempre hacia el mismo lado de la habitación. 

Este truco es el mismo que nos aplican en el supermercado cuando nos cambian las cosas de sitio, ya que nos obligan a localizar de nuevo el producto que queremos comprar porque éste ya no está en el sitio de siempre. Si en el supermercado consiguen que nosotros nos percatemos de otros productos que no veíamos, ahora en casa tu puedes conseguir que tu hijo se fije en otros juguetes que ya tiene, pero por los que no muestra interés suficiente como para jugar con él.

Plantéate: ¿qué necesita mi hijo para jugar? Como todo, las necesidades variarán en función del tipo de juego; si se trata de un juego de movimiento (como pasa con la representación de cualquier vehículo), el espacio será mayor. En cambio si lo que necesita es hacer un puzle, necesitará menos espacio pero más silencio para poder estar más concentrado.