Qué hacer cuando el niño te pide el móvil o la tablet

Cómo usar la tecnología de forma positiva

Vivimos en una sociedad en la que la tecnología está por todas partes y es inevitable el contacto con ella queramos o no. Es por eso que los niños tienen cada vez más interés en hacerse con esta tecnología y quieren experimentar con ella. 

Pero cada vez hay más profesionales que se oponen al uso de las pantallas inteligentes en edades muy tempranas porque se está viendo que su uso tiene una repercusión en el desarrollo intelectual de niños y niñas. 

Así pues, ¿qué debes hacer si tu hijo te pide usar el móvil o la tablet?

Si el niño me pide el móvil o la tablet ¿qué hago?

Qué hacer cuando el niño te pide el móvil o la tablet

En primer lugar hay que esclarecer que el avance tecnológico es tan rápido que apenas se puede saber el impacto que tiene en el futuro, pues los estudios de hace unos años contemplaban un uso menor en la tecnología (cantidad y calidad) de lo que es en la actualidad, por lo que las conclusiones a las que se puede haber llegado hasta el momento parten de situaciones muy distintas a las que probablemente se llegaría si ahora empezáramos un estudio con niños. 

Dicho esto, y teniendo en cuenta que lo mejor es aplicar el sentido común según la situación en la que te encuentres, aquí van tres aspectos a tener en cuenta:

1- La sobre estimulación puede saturar el cerebro para aprender. Esto pasa sea cual sea el exceso de estímulo; no hace falta que estemos delante de una pantalla. 

En todo caso si le ofreces un juego, para evitar la sobre estimulación, intenta ir variando la oferta que le das cuando veas que tu hijo desconecta. Es muy fácil que el niño no deba hacer nada activamente para que el juego avance y que el hecho de dejar de atender no tenga consecuencias. 

Si le ofreces un vídeo y para que tu hijo no desconecte de lo que está pasando (y por lo tanto para que tenga sentido mirar el vídeo), busca vídeos cortos de menos de 3 minutos, para asegurarte de que tu hijo vea un suceso de secuencias diferentes y variadas. Cuanto menos efectos especiales mejor, ya que la secuencia no se repite una y otra vez.

2- La motivación es un buen aliado. Puedes aprovechar esas ganas de tener el aparato en sus manos para pedirle una condición antes de dejárselo. Aprovecha y pídele que haga algo que implique creatividad. De esta forma tendrá que ingeniárselas para conseguir aquello que desea.  

Pídele por ejemplo que te recite un poema que haya aprendido, que se invente un juego o que busque qué puedes hacer tú mientras estás sin el móvil o la tablet. 

Haber establecido este tipo de condiciones para tener en sus manos el objeto deseado  ayudará no sólo a encontrar diferentes opciones de ocio, sino que también apaciguará sus ansias por tenerlo.

3- Con la prohibición de su uso sólo conseguirás más interés. Esto es así en todos los casos, a menos que consigas darle la vuelta y hacer que simplemente pierda interés por ella. 

Lo mejor es predicar con el ejemplo. Si no quieres que se interese, mejor que no te vea interesado a ti y limites el uso delante de el niño.

La tecnología está en todas partes, y lo mejor es que si tiene interés le ofrezcas la posibilidad de contactar con ella, pues si no lo consigue contigo, lo conseguirá con otra persona tarde o temprano.