Practicar Pilates en el embarazo facilita el trabajo de parto

Beneficios del Pilates en el momento del parto

Guiainfantil.com

Practicar Pilates durante el embarazo es beneficioso para la madre y el bebé, ya que ayuda a equilibrar los cambios que experimenta el cuerpo femenino y lo prepara para el momento del parto.

En Guiainfantil.com te contamos cómo puede ayudar la práctica del Pilates a facilitar el trabajo de parto y cómo es preferible practicarlo.

Por qué el Pilates ayuda durante el proceso de parto

Pilates en el embarazo para ayudar en el trabajo de parto

- A través del Pilates en maquina, las futuras mamás se adaptan a los cambios corporales que se van produciendo durante el embarazo. Así se dinamiza la pelvis y se facilita un mayor movimiento, tanto en anteversión como en retroversión, movimientos claves en el momento expulsivo del parto.  

- Un ejemplo clave de los beneficios del Pilates se encuentra en las salas de parto de los hospitales. En la mayoría de centros, en el momento del parto, a la mujer le ofrecen tener un fitball en la sala de dilatación, un elemento que ayuda a manejar el dolor y favorece la dilatación. El fitball es un instrumento utilizado de forma habitual en pilates.

- El Pilates facilita el parto gracias a que mantiene el equilibrio del tono abdominal y del suelo pélvico: conocer el estado de los músculos abdominales y del suelo pélvico es esencial para equilibrarlo a nivel muscular, ya que durante el embarazo se producen alteraciones debido al peso del bebé.

- Mejora la resistencia en el parto: al mejorar la capacidad cardiovascular, las madres están más preparadas asumir el parto, ya que desarrollan una mayor resistencia que si no practicaran ningún tipo de actividad física.

- Favorece el correcto posicionamiento del bebé: de forma natural se abre más espacio al bebé y se mejora la condición de adaptación de ambos, niño y madre.

Consejos para practicar Pilates durante el embarazo

- Durante el primer trimestre es más aconsejable realizar rutinas de baja intensidad dado que son los meses más peligrosos para la supervivencia del bebé.  

- Iniciar clases de Pilates después de un periodo de sedentarismos debe hacerse de forma progresiva y con un tiempo de adaptación amplio dado que el organismo no estará preparado para asumir tantos cambios de golpe.

- El tipo de Pilates más indicado es el Pilates en máquina. En esta disciplina los ejercicios se realizan en máquinas especializadas donde, aunque el método sigue los mismos principios, los ejercicios se ejecutan de forma distinta. La principal razón se encuentra en que en el pilates de suelo, el 80% de los ejercicios se practican boca arriba, posición en que las embarazadas deben evitar estar durante mucho tiempo por la compresión del diafragma, músculo muy importante implicado en la respiración.

- El número ideal de sesiones es de 2 a la semana. 

- No es aconsejable practicar ejercicio cuando se dan situaciones de riesgos como hipertensión, partos prematuros previos, sangrados o enfermedades pulmonares entre otros. 

Noelia Sánchez
Fisioterapeuta y monitora de pilates
Zagros Sports