Gente de la que te debes alejar en el embarazo

Con quién no te conviene estar si estás embarazada

Guiainfantil.com

Lo más habitual es que el embarazo discurra sin ningún tipo de complicación. Sin embargo, puede que las personas que te rodean y que se preocupan por ti a diario, debas alejarlos de ti, en estos meses de embarazo, por el bien de tu salud y la del bebé. 

Sí, efectivamente haces bien si estás pensando en esos amigos con los que te ibas de copas hasta las tantas de la madrugada, esos que fuman como chimeneas, ese jefe que te tiene con los pelos de punta cada vez que pasa a tu lado, o ese familiar negativo que todo el día te está llorando sus penas y que termina por contagiarte su negatividad. Estas son las personas de las que te debes alejar en el embarazo.

Personas que no te convienen en el embarazo 

Personas de las que alejarse en el embarazo

1. Hay gente que sin darse cuenta puede perjudicarnos notablemente, este es el caso de los fumadores empedernidos, que además, no pueden evitar, o no tienen problemas, en fumarse media cajetilla de tabaco mientras te preguntan por los pormenores de tu embarazo.

Está demostrado que el tabaquismo pasivo, en este caso tú y tu bebé, tiene efectos perjudiciales para el organismo, y aunque sean pocos cigarros, realmente no hay un mínimo seguro cuando se trata de exponer tu cuerpo y al del bebé a más de 7000 sustancias tóxicas dañinas y que pueden afectar a su desarrollo y crecimiento.

Para empezar, el humo del tabaco disminuye el nivel de oxígeno que el bebé recibe, aumenta los latidos del corazón y altera el crecimiento de sus pulmones; además de disminuir la circulación de la sangre que circula por la placenta, con lo que el niño recibe menos nutrientes.

2. Tampoco resultan una buena compañía la gente negativa o que te genere estrés, peleas o riñas, ya sea tu marido, madre o jefe. Aléjate del estrés como de la peste,  no es bueno nunca, pero mucho menos durante el embarazo, ya que puede afectar al desarrollo cerebral del bebé, desencadenar bajo peso al nacer, un parto prematuro o un desarrollo más lento. Eso como primer plato, porque si fuera poco, el estrés generado por los problemas económicos o familiares pueden incluso afectar al comportamiento del niño en el futuro, ya que si una madre sufre cambios emocionales durante la gestación, es muy probable que su hijo tenga problemas de conducta al cabo de unos años.

3. Aunque sea muy duro decirlo, tampoco conviene que te acerques a personas que están recibiendo tratamiento con radiación. No todos los tratamientos radiactivos, especialmente los que se aplican contra el cáncer, tiene efectos negativos, ya que la mayoría de ellos no emiten radiación una vez concluida la sesión; sin embargo, hay otros en los que se utilizan iodo radiactivo, en el caso del tiroides por ejemplo, en los que las sustancias radioactivas corren por el organismo hasta ser descargadas por los riñones. Son estos casos en los que no conviene ni que niños ni embarazadas se acercan a los pacientes durante unos días después del tratamiento.

4. Por último, aléjate de las personas que tienen enfermedades contagiosas, y acuérdate que no podrás tomar medicamentos mientras dure el embarazo, así que mucho mejor si te conservas lo más sana posible.

Te mirarán como a un bicho raro, pero seguro que si se lo explicas lo comprenderán.