Todos con Trapito. Fábula moderna para niños sobre el acoso escolar

Nueva fábula infantil para enseñar a los niños los perjuicios del acoso escolar

María O´Donnell
María O´Donnell Escritora de cuentos

El acoso escolar o bullying es una intimidación por parte de un niño a otro, y que lleva a la víctima a situaciones extremas afectándole en todos los aspectos de su vida, pero especialmente en el rendimiento escolar y en la autoestima.

El acoso es una auténtica pesadilla que solo se puede evitar si todos, tanto padres, como maestros y los propios compañeros, se implican en solucionarlo. Apoyar al niño acosado y apartar al niño acosador es una de las pautas a seguir cuando este problema surge en una clase.

Enseña a tu hijo cómo evitar el acoso escolar a través de esta conmovedora fábula moderna para niños.

Fábula moderna infantil para evitar el acoso escolar

Fábulas moderna para niños sobre el acoso escolar

La clase de los ratones estaba alborotada: iba a venir un nuevo alumno.

- ¿Quién es? - preguntó el forzudo Bully.

- ¿No lo sabes? - se sorprendió Tina - ¡No se habla de otra cosa! Es Trapito, el hijo del inspector de escuelas. 

- ¿El mismo inspector que nos prohibió ir a la montaña de queso? 

- Sí, el mismo.

Los ratoncillos estuvieron cuchicheando hasta que Trapito entró en clase.  Entonces, se quedaron en silencio, observándolo. Era pequeño y muy delgado, con unas gafas enormes de montura azul.

Trapito se puso en el pupitre de al lado del forzudo Bully, quien nada más sentarse le dijo:

- En esta clase no eres bienvenido.

El ratoncito se sintió fatal pero no dijo nada.

Después, en el patio, ningún compañero se acercó a Trapito ni le incluyeron en el partido de fútbol. Se tuvo que conformar con verlos jugar desde un rincón.

Los días siguientes, la cosa fue a peor.  Bully trataba muy mal a Trapito. Como era mucho más fuerte, le obligaba a darle el sándwich de roquefort que el ratoncillo llevaba para el almuerzo. 

Después, le empezó a exigir que le hiciera los deberes, le soplara en los exámenes o le encubriera cuando hacía alguna gamberrada. Si Trapito se negaba a algo, Bully le enseñaba sus músculos y le hacía temblar de miedo. 

 Una mañana, Tina encontró a Trapito por el pasillo, cabizbajo y muy triste. 

- ¿Qué te pasa? - preguntó Tina.

 Trapito se sinceró con ella. Le contó la situación con Bully y lo injusto que era que todos le hubiesen cogido manía por ser hijo del inspector. 

Después de la charla, Tina y Trapito se hicieron muy amigos.  La ratoncita buscó aliados para poner fin a los abusos de Bully. Uno a uno les fue diciendo: “hay que parar al matón con tu colaboración”.

 La clase se dio cuenta de que debían apoyar a Trapito y no permitir que nadie más se aprovechara de ningún compañero, ni le hiciera sentir inferior.

Ejercicios de comprensión lectora

Cuando un niño tiene la capacidad de entender bien lo que ha leído, decimos que tiene buena comprensión lectora. Pero hay veces que no saben explicar lo que han leído porque no lo han entendido.

Con estas sencillas preguntas podrás averiguar si tu hijo ha entendido la fábula y si tiene una buena comprensión lectora.

- ¿Por qué no querían estar cerca de Trapito los demás alumnos?

- ¿Quién se metía con él?

- ¿Por qué crees que los demás no hacían nada para defenderle?

- ¿Te ha pasado a ti o a algún compañero alguna vez esto? 

- ¿Qué crees que deberían hacer los demás compañeros?