La princesa Acafala. Leyenda de Perú para niños

Leyenda latinoamericana sobre la vanidad para leer a los niños

La vanidad a menudo es castigada con la soledad. ¿O acaso has visto muchas personas soberbias y vanidosas rodeadas de verdaderos amigos? Es lo que nos explica esta preciosa leyenda peruana, que además nos cuenta, en forma de cuento, cómo nació la primera estrella de mar. 

Descubre valores gracias a los cuentos y leyendas latinoamericanas. Con esta leyenda, 'La princesa Acafala', tu hijo entenderá por qué no debe ser vanidoso y por supuesto, por qué es más importante cuidar la belleza interior frente a la belleza externa. 

La princesa Acafala, leyenda sobre la vanidad para educar a los niños

La princesa Acafala

Cuenta la leyenda que una vez nació una princesa tan hermosa como las estrellas. Y según crecía, aumentaba su belleza. Era morena, su pelo era negro como el azabache y su piel morena y suave como el terciopelo. Todos la adoraban, porque además era inteligente y muy elegante. La princesa, que se llamaba Acafala, causaba admiración y todos caían rendidos ante su belleza. 

Sin embargo, la princesa Acafala tenía un defecto: se creía tan y tan hermosa, que competía incluso con la luna, el sol y el arcoíris. Caminaba por la playa retando al mar:

- ¿Acaso no ves que soy más hermosa que tú?- le decía. 

Sus padres le presentaron sin éxito decenas de pretendientes. La princesa Acafala les rechazaba a todos, porque no podía sentir por ninguno más amor del que sentía por sí misma. ¡Se quería demasiado!

Sus padres, un día, le dijeron que debía escoger marido, que existían muchísimas personas con muchos dones y valores. Pero ella, llena de vanidad y soberbia, se escapó, y fue hasta la playa. 

- ¡Miradme, estrellas! ¡Miradme bien! - le gritó al cielo-  ¿No soy hermosa? ¿Por qué se empeñan mis padres en casarme con nadie? ¡Nadie podrá superar nunca mi belleza! ¡Yo solo quiero que me admiren, nada más!

Las estrellas, al oír aquello, y sorprendidas ante tanta vanidad, decidieron darle una lección, y la transformaron en estrella, pero no en una como ellas, sino en una estrella que tendría que vivir para siempre en el fondo del mar, en medio de una profunda oscuridad y lejos de todos. 

Y así fue cómo nació la primera estrella de mar, una estrella hermosa, de lindos colores, pero alejada de todas las miradas y solitaria, muy solitaria. 

Preguntas para saber si tu hijo entendió la leyenda de La princesa Acafala

Comprueba si tu hijo comprendió el mensaje de esta preciosa leyenda peruana. Te ayudamos a mejorar la comprensión lectora de tu hijo y a  reflexionar con él sobre los valores esenciales que transmite este cuento corto con estas preguntas: 

1. ¿Cómo era la princesa Acafala?

2. ¿Qué defecto tenía?

3. ¿Por qué nunca aceptaba ningún pretendiente?

4. ¿Qué hicieron las estrellas para castigarla?