Qué son los pródomos de parto

Síntomas que anuncian que el parto está cerca

Si ya eres madre estarás familiarizada con los pródomos de parto, aunque quizás ni sabías que se llamaban así. Si estás embarazada de tu primer bebé es otra de las muchas palabras raras que vas a escuchar durante el embarazo, aunque su explicación es mucho más sencilla que pronunciarlo. En Guiainfantil respondemos a esta pregunta: ¿qué son los pródomos de parto?

Pródomos de parto, ¿qué son?

Pródomos de parto

Pródomos de parto, esta palabra, de origen griego, nos anuncia que se acerca el momento del parto, y se refiere a todos aquellos síntomas que suceden antes de ponerte de parto. En cada mujer son diferentes y pueden tener lugar un par de semana antes, o tan solo unas horas previas al nacimiento.

No hay que asustarse, realmente los pródromos no tienen asociación directa con el parto, pero sí son un aviso de que se acerca el momento, por lo que no hace falta salir corriendo al hospital.

Los pródomos de parto más comunes son:

- Las famosas falsas contracciones de Braxton Hicks, que sirven para entrenar el músculo uterino. Son contracciones, normalmente no dolorosas aunque sí molestas, que durante entre 15 y 20 segundos y que desaparecen rápidamente si descansamos. No son regulares y suelen aparecer cuando el sol se oculta, momento en el que se libera la oxitocina cuya función es provocar contracciones en el momento del parto. Su función básica es ablandar el cuello del útero y prepararlo para el parto. 

- Otro de los pródomos de parto es la expulsión del tapón mucoso que servía de protección al bebé contra posibles infecciones externas. No te asustes si te encuentras una sustancia gelatinosa, con restos de sangre y un color marrón, es que se acerca el momento. Aunque tampoco tiene porqué caerse de golpe, sino que muchas veces se va deshaciendo lentamente y apenas nos damos cuenta.

- Notarás que tu abultado abdomen desciende porque el bebé se coloca para el nacimiento y su cabeza se encaja entre las caderas molestándonos en las ingles, complicando el caminar y provocando mayor intensidad de ganas de hacer pis. Lo bueno es que tu estómago lo agradecerá.

- Tendrás los sentimientos a flor de piel porque un torrente de hormonas empieza a invadir tu cuerpo para actuar en el parto. Puede incluso que, si todavía no habías experimentado el síndrome del nido, en el que nos da por limpiar y preparar todo para la llegada del bebé, ahora no puedas remediarlo. 

En principio no tienes por qué preocuparte, como hemos dicho los pródomos de parto no son más que los síntomas que anteceden al parto, pero si te sientes insegura, notas que algo no va bien, o las contracciones son continuas, regulares o empiecen a ser muy dolorosas, rompas aguas, o si tienes alguna hemorragia, no dudes en agarrar tu bolsa (que debes tener preparada desde unos meses antes) y plantarte el hospital, porque puede que el momento del nacimiento de tu bebé haya llegado.