Qué es el lenguaje ecolálico de los niños con autismo

El lenguaje repetitivo y sin sentido de algunos niños con autismo

Alejandro Écija
Alejandro Écija Maestro en audición y lenguaje

Un gran número de niños con autismo tienen un lenguaje ecolálico. Esto significa que su lenguaje muchas veces se convierte en meras repeticiones de aquello que escucha y que a menudo, sin entender, quizás por la sonoridad y por un mal aprendizaje, acaban repitiendo de forma incesante y sin funcionalidad. 

A menudo me encuentro con numerosas personas que me preguntan sobre este tipo de lenguaje de los niños con autismo, y es curioso ver cómo a muchos les cuesta entenderlo, quizás porque no haya una gran información de qué es y cómo intervenir, quizás porque no hayan podido experimentar la intervención con un alumno con dichas características.

Te explico en qué consiste el lenguaje ecolálico de los niños con autismo.

Cómo es el lenguaje ecolálico de los niños con autismo 

El lenguaje ecolálico de los niños con autismo

En neurolingüística y medicina, ecolalia (del griego "eco" y  "habla" o "charla") es una perturbación del lenguaje en la que el sujeto repite involuntariamente una palabra o frase que acaba de pronunciar otra persona en su presencia, a modo de eco. Es un trastorno del lenguaje caracterizado por la repetición semiautomática, compulsiva e iterativa de las palabras o frases emitidas por el interlocutor e imitando su entonación original. 

Según Sigman, M. y Capps, L. "Se cree que la insuficiencia en la capacidad de anticipar lo que necesitan o desean oír quienes escuchan también inhibe el lenguaje espontáneo y contribuye a ese modo de hablar repetitivo, como lo haría un loro, conocido como ecolalia y que figura entre las anomalías más destacadas de los niños pequeños con autismo. Aproximadamente el 80% de todas las personas con autismo verbales desarrollan este tipo de anomalía, y parece que quienes repiten más usan menos lenguaje espontáneo. Cuanto más lenguaje generativo posee un individuo, menos propenso será a ese modo de hablar como en un eco.”

 Por otra parte, “Uta Frith señala esta anomalía como una manifestación palmaria de la mala conexión entre los sistemas de procesamiento más periféricos y un sistema central que se ocupa del significado. De este modo, las personas con autismo, y otras que no entienden completamente el habla, pueden ser capaces, no obstante, de producirla. Además, los sujetos con autismo, que sí entienden el habla, tal vez repitan las expresiones aparentemente sin finalidad comunicativa. En efecto, un eco que se produce en seguida puede ser señal de que no se ha conseguido registrar un mensaje. Otros investigadores han afirmado que la ecolalia representa un método gestáltico u holístico de procesamiento del lenguaje, de tal modo que la repetición de la pregunta «¿Quieres una galleta?» significa «Sí»

Finalmente aclararemos que hay dos tipos de ecolalia: inmediata y suspendida. La ecolalia inmediata es cuando un niño repite algo que acaba de escuchar. Por ejemplo, un adulto puede preguntar, “¿Quieres zumo?,” y el niño lo repite, “¿Quieres zumo?,” en vez de contestar la pregunta.

Le ecolalia suspendida es cuando un niño repite algo que escuchó hace horas, días, semanas o hasta años antes (el niño no repite las palabras o las frases inmediatamente después de que las escucha).

La ecolalia es un trastorno que no tiene cura, pero sí se puede trabajar para que se reduzca el número de repeticiones y la intensidad de las mismas, así como para lograr una mejor comunicación ya sean niños o adultos.